Empresas Criptomonedas Control Armas

El debate sobre el control de armas en Estados Unidos se ha agudizado luego de que el pasado miércoles 14 de febrero, un hombre trastornado accedió a su antigua escuela en Parkland, Florida, y armado con un rifle AR-15, asesinó a 17 personas e hirió a otras 14. El arma empleada es una de las más populares en este tipo de asesinatos en masa, siendo utilizada en otros ataques similares a escuelas del país.

Ante este hecho, muchas corporaciones están considerando abandonar sus relaciones con proveedores de armas o compañías que tienen relación directa con los fabricantes. Algunas de estas corporaciones son Bank of America, que ha manifestado una postura en contra de estas acciones, y ha sugerido modificar su relación con estas empresas de armas. En concreto, la compañía ha dicho a través de un portavoz:

Nos estamos uniendo a otras compañías en nuestra industria a fin de evaluar qué podemos hacer para ayudar a terminar con la tragedia de los tiroteos masivos. Una acción inmediata que estamos tomando es involucrar a la cantidad limitada de clientes que tenemos que fabrican armas de asalto para uso no militar con el objetivo de que comprendan lo que implica esta responsabilidad compartida.

Los informes sugieren que la experiencia de compra de armas por parte de los usuarios estadounidenses no es cómoda, debido a la ausencia de plataformas de pago. Además, encontrar un tercero o intermediario que procese el pago de armas representa la posibilidad de pagar comisiones muy altas.

Este escenario podría traer beneficios al sector de las criptomonedas, ya que un posible abandono de las instituciones hacia las compañías fabricantes de armas dejaría el camino abierto a las compañías de monedas digitales a fin de mantener activo este mercado. En concreto, el espacio de las criptomonedas y sus empresas está dispuesto a vincularse con cualquier compañía que no apoyen las instituciones financieras tradicionales.