Hackers Arresto 33 Anos Prision

A pesar de que los hackers cuentan con habilidades sofisticadas para eludir a las autoridades, no todo el tiempo estos actores informáticos son tan astutos, y en ocasiones suelen morder el anzuelo.

Tal es el caso de Taylor Huddleston, de 27 años, quien el pasado mes de julio de 2017 se declaró culpable de cometer y ayudar a cometer delitos informáticos a través de la venta de software malicioso a hackers que posteriormente utilizaron estos recursos para robar datos y espiar a los usuarios, entre otras cosas. Ahora, Huddleston ha sido condenado a 33 años de prisión por estas acciones llevadas a cabo entre 2012 y 2016.

Bajo el alias Aeonhack, el hombre desarrollo y luego vendió el malware NanoCore a través de la Dark Web por un precio de US$ 25, en una cruzada que logró afectar cerca de 100.000 ordenadores. En concreto, NanoCore consistía en un troyano cuya funcionalidad principal era registrar los movimientos de las teclas, permitiéndoles a los hackers contar con acceso a los datos personales y contraseñas de los usuarios.

Asimismo, NanoCore era capaz de modificar y eliminar documentos del sistema de manera remota y activar las cámaras web de las personas para espiarles. Por otra parte, el malware incluye un grupo de complementos que le convierten en un ransomware, al bloquear las PCs infectadas hasta que la víctima pague por un rescate o permitir la implementación de ataques de denegación servicio (DDoS).

Huddleston también había creado una herramienta de software de licencias llamada Net Seal, que se encargaba de proteger el malware que distribuían entre los hackers. A pesar de que el hombre alegó que sus herramientas eran utilizadas para administrar redes exclusivamente, posteriormente admitió que su intención era directamente promover las actividades ilícitas, lo que facilitó la condena.

NanoCore fue utilizado en una gran cantidad de ataque de phishing desde el 2013, específicamente hacia los usuarios de Asia y Medio Oriente.