Samsung Intelligent Scan

El Galaxy S9 y Galaxy S9 Plus de Samsung finalmente fueron presentados al mundo y ya podemos descartar o confirmar todos los rumores que surgieron alrededor de estos smartphones.

Sin duda las características en cuanto a diseño no distan mucho de lo que ya conocíamos gracias a algunas filtraciones, pues los terminales mantienen el diseño compacto del S8, pantalla de 5,8 pulgadas para su modelo básico y un panel de 6,2 pulgadas para el Galaxy S9+. Una de las novedades es la posición del lector de huellas algo que los usuarios de la marca agradecen -pues la posición justo al lado de la cámara daba muchos problemas en el S8- este ahora se encuentra en el centro de la parte trasera del terminal.

Además de la verificación por huellas dactilares Samsung incorporó mejoras en sistema de autenticación, una funcionalidad que se venía rumoreando a principios de año , se trata del Intelligent Scan que combina el reconocimiento facial con el escaneo de iris, esta última la conocemos de sus smartphones de la generación anterior, aunque esta funcionalidad fue muy criticada en los S8 en esta ocasión todo podría cambiar con la combinación de estas tecnologías.

¿Cómo funciona el Intelligent Scan?

Con el Intelligent Scan, se puede registrar nuestra cara e iris y pedirá usar uno u otro, según las condiciones de iluminación o la acción a realizar. Es decir,el desbloqueo facial es el predeterminado, el iris es la alternativa.

Samsung lee nuestro rostro con la cámara frontal de los Galaxy S9. Esta tecnología es capaz de reconocer hasta 100 puntos distintos de nuestro rostro y combina esta información con la obtenida a través del lector de iris, de forma que construye un patrón de reconocimiento en base a estos datos: nuestro rostro, nuestro iris.

Con esta información el sistema desbloqueará el teléfono, y podremos acceder a carpetas seguras que habilita el propio sistema para proteger nuestra información. Además, si se requiere un desbloqueo seguro, por ejemplo, si está realizando un pago móvil, cambiará al modo de escaneo del iris.

Se presume que para aplicar esta tecnología, Samsung desarrolló una cámara con sensores 3D muy similar a la Apple, por lo que además de crear un dispositivo más seguro y robusto, podría convertirse en la principal competencia del iPhone X y su Face ID.