Compartir

Comparados con sus ancestros salvajes, los animales domesticados presentan una serie de similitudes entre ellos, incluidas esas agraciadas orejas caídas. El famoso teórico evolucionista y naturalista Charles Darwin hizo referencia a estas particularidades en el primer capítulo de su libro: El origen de las especies.

Pero no es sólo las orejas caídas; los animales domesticados comparten un conjunto bastante consistente de diferencias de sus ancestros salvajes, incluyendo cerebros más pequeños, dientes más pequeños, colas rizadas más cortas y pelajes más claros y con manchas, particularidades de un fenómeno llamado “síndrome de domesticación”.

Los perros podrían ser más similares a los humanos de lo que cabría esperar

Un equipo de investigadores ha propuesto una nueva teoría que podría explicar por qué los animales domésticos exhiben características que en su mayoría habrían diferido a sus ancestros salvajes.

La explicación de este patrón sigue siendo desconocida, pero este estudio es el primero en proponer una hipótesis unificada para el síndrome de domesticación.

Según los investigadores, las responsables de estos rasgos podrían ser un grupo de células madre en desarrollo llamadas células de la cresta neural. Aunque la teoría aún no se ha probado, podría aplicarse no sólo a mamíferos como perros, zorros, cerdos, caballos, ovejas y conejos, sino que incluso podría explicar cambios similares en aves y peces domesticados.

Las células de la cresta neural se forman cerca de la médula espinal en desarrollo de los embriones de los vertebrados. A medida que el embrión madura, las células migran a diferentes partes del cuerpo y generan variados tipos de tejidos, que incluyen partes del cráneo, las mandíbulas, los dientes y las orejas, así como las glándulas suprarrenales, que juegan un rol importante en el carácter dócil de los animales domesticados.

Entre otros efectos, los déficits de la cresta neural pueden causar despigmentación en algunas áreas del pelaje (manchas blancas), cartílago de la oreja malformado, anomalías dentales y cambios en el desarrollo de la mandíbula, todos las cuales son características que observan en el síndrome de domesticación.

Los autores sugieren que el tamaño reducido del cerebro de la mayoría de los mamíferos domésticos podría ser un efecto indirecto de los cambios en la cresta neural, ya que una señal química enviada por estas células, es fundamental para el correcto desarrollo del cerebro.

Nueva teoría explica por qué las ballenas son de ese tamaño

El investigador Adam Wilkins, catedrático de la Universidad Humboldt de Berlín y coautor del estudio, puntualizó:

Debido a que Darwin hizo sus observaciones justo cuando la ciencia de la genética estaba comenzando, el síndrome de domesticación es uno de los problemas más antiguos en el campo.

Sin embargo, la interesante propuesta basada en la biología del desarrollo esgrimida en este estudio, nos acerca a resolver un enigma que lleva mucho tiempo entre nosotros, al proporcionar una hipótesis unificadora y aportar información valiosa sobre la biología de la domesticación.

Referencia: The “Domestication Syndrome” in Mammals: A Unified Explanation Based on Neural Crest Cell Behavior and Genetics; Genetics Journal 2014. DOI: https://doi.org/10.1534/genetics.114.165423

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.