Seguridad Vigilancia

Thomas Heston, un profesor de Salud Pública de la Universidad Estatal de Washington, ha propuesto un método innovador para evitar el porte ilegal de armas de fuego en Estados Unidos. La propuesta sale a la luz luego del reciente incidente en la escuela Parkland en Florida, donde un joven de apenas 19 años abrió fuego contra estudiantes, cercenando la vida de 18 de ellos e hiriendo, al menos, a una docena.

No es la primera vez que ocurre algo similar, de hecho, en la web encontramos un completo recuento de los ataques en escuelas, secundarias y universidades, ya sea propiciados por profesores, estudiantes u otros ciudadanos. Muchos de ellos ocurrieron usando armas, mismas que no fueron detectadas por ninguna máquina o humano antes de que esas personas ingresaran con ellas a los recintos educativos.

Varios de los casos emblemáticos sucedieron en esta década, como en 2012 cuando Adam Lanza asesinó a disparos a su madre y luego a 28 estudiantes en la Escuela Primaria de Sandy Hook. Ese mismo año otras 17 personas murieron en Estados Unidos a manos de pistoleros en ocasiones diferentes.

En lo que va de año, han ocurrido dos masacres, la primera el 23 de enero con 2 muertos y 19 heridos (Marshall) y el antes mencionado en florida.

El profesor Heston ve con gran preocupación esta situación y propone, mediante un documento que data de noviembre de 2017, el uso de la tecnología Blockchain como mecanismo para rastrear armas y evitar este tipo de hechos lamentables.

En el documento, el profesor desarrolla su idea partiendo de la creación de una base de datos con información explicita que deberá estar relacionada a datos biométricos como la huella dactilar. La creación y venta de armas es el tipo de aspectos que se quiere monitorear con esta tecnología.

Tanto Heston como los desarrolladores saben que crear un sistema que rastree armas en Estados Unidos puede ser muy complejo debido a varios factores que pudieran impedir su implementación:

Como cualquier nueva tecnología, Blockchaing tiene que desarrollarse. Un posible riesgo del plan podría ser un costo inicial de implementación. Otro riesgo potencial, en mi opinión, es un sistema fragmentado, porque va a tener una situación estado por estado que realmente dificultará el intercambio de información. Entonces, el gobierno federal tendrá que asumir un rol de liderazgo en esto.

Sin embargo, una empresa ha dado el primer paso, paralelo a la propuesta del profesor, y ha creado una app para monitorear armas. Blocksafe cree que instalar una DApp (aplicación descentralizada) en armas u otros dispositivos para rastrear su ubicación.

Ventajas y desventajas del uso de blockchain en el control de armas

Tener un registro nacional de las personas que poseen un arma y además tener un mecanismo de rastreo, podría reducir los robos de pistolas y otros tipos de armas. También es posible que los incidentes que tanto han alertado a la comunidad se vean disminuidos por el hecho de que se puede dar más rápido con el victimario. Otra ventaja es poder saber qué personas están adquiriendo las armas. Si bien existe un registro policial que puede ser consultado para conocer si alguien que quiere comprar un arma posee antecedentes penales, el uso de Blockchain para estos fines podría arrojar resultados inmediatos y efectivos ya que esos registros no se podrán borrar ni modificar.

Las desventajas no se vinculan al uso de Blockchain y su estructura como tecnología confiable, sino a la poca aplicabilidad que los gobiernos estatales o el nacional vean en ese tipo de mecanismos. Por ejemplo, Arizona ha prohibido el uso de esta y cualquier otra metodología digital descentralizadas específicamente para el control de armas. Ahora Missouri ha presentado una ley parecida y, al igual que los representantes de Arizona, alegan que lo hacen para proteger la privacidad de sus habitantes.

Los miembros legislativos todavía se sienten increíblemente incómodos con la idea de que un tercero o un “hermano mayor” controle cuántas tomas se toman en diferentes momentos. Las personas en Missouri con las que he hablado, ya sea que tengan pistolas o no, todavía creen profundamente en la privacidad. Dijo Nick Schroer, miembro del estado de Misssouri.

No es una idea tan alejada de la realidad, cuando tiempo antes, en New York, un diario local usó información pública para averiguar los nombres de las personas que tenían armas en el condado de Rockland. Para la molestia de muchos, el periódico publicó un mapa con los nombres y direcciones de esas personas en su sitio web, lo que pudo alertar a ladrones para asaltar las casas en búsqueda de las armas.

Los dueños de armas ven con preocupación lo ocurrido en Australia y Reino Unido, que luego de haber realizado un registro nacional con la promesa de jamás confiscar las armas, sus gobiernos usaron esos mismos registros para decomisar las pistolas y prohibirlas.

Como vemos, ambas partes, los defensores de propuestas como las de Thomas Heston, y los que se niegan a su desarrollo, tienen argumentos sólidos que dan puntos a su favor. Pero bastará con que el Blockchain cobre aun mas fuerza para saber si los gobiernos cederán ante sus bondades.