Xbox Game Pass Spencer

Para nadie es un secreto que la actual generación de consolas de la Xbox ha tenido una etapa difícil y que aunque la Xbox 360 fue un rotundo éxito, la Xbox One no ha tenido la misma suerte y se ha enfrentado a un mar de errores que afectaron su desempeño en cuanto a las ventas. Estos sucesos permitieron que se crearan burlas y agresiones hacia la consola, algo que genero un ambiente tóxico, la cual planea combatir la compañía.

En la presentación en DICE Summit 2018, el jefe de Xbox, Phil Spencer, comentó sobre los momentos difíciles que enfrentó Microsoft y que el equipo ya se encuentra marchando un plan que tiene como objetivo eliminar la toxicidad que existe en la industria de los videojuegos y ayudar a generar un ambiente de más inclusión. Spencer señaló que por su parte que desde hace unos años está enfocado en crear un ambiente de trabajo que promueva la unidad y la inclusión, ya que esto lleva al buen desarrollo de las cosas.

El directivo reveló que el equipo de trabajo de Xbox atravesó un momento muy difícil después de que la Xbox One fuera lanzada y fue complicado lidiar con la toxicidad que se formó:

el equipo estaba en un mundo de dolor. No habíamos hecho nuestro mejor trabajo con el lanzamiento de Xbox One, las ventas iban en picada y era doloroso leer todos los encabezados. Pensaban que el equipo de liderazgo se había vuelto sordo acerca de lo que los consumidores esperaban de nosotros” comenta Spencer.

Spencer también detalló cómo fue el ambiente de trabajo en esa época:

…necesitábamos un reinicio. La moral estaba baja. Nos perdíamos las tendencias importantes. Las peleas internas y los problemas se hicieron famosos y la gente se burlaba de eso. Tal vez sería divertido si no fuera real, así que decidimos reiniciar todo, lo replanteamos exhaustivamente y consideramos la reconstrucción de nuestra cultura laboral.

El directivo también mencionó que la oportunidad de un cambio en la industria recae principalmente en las compañías, ya que estas deben promover un ambiente más inclusivo, el cual lo lleve a lidiar con la criticas constructivas y las no tan constructivas, para así lograr hacer ver a los consumidores que pueden enmendar sus errores y aprender de la experiencia.

El jefe de Xbox aseguro que su compromiso va más allá de la compañía, sino que es con la industria en si:

…el comportamiento tóxico no solo lastima a los individuos, también lastima a la industria. Tenemos que preguntarnos ¿estamos creando mundos donde todos puedan desarrollarse y lograr cosas importantes? La cultura puede ser la herramienta que nos permita alcanzar el máximo potencial y poder de los videojuegos. El momento de cambiar para bien nuestra cultura es ahora y es nuestra responsabilidad creciente hacer videojuegos para todos. La representación no solo es sentido común, es un buen sentido de negocios.