Telegram Juegos

El robo masivo de NEM en Coincheck fue sin dudas abrumador y desconcertante para los inversionistas. El mayor mercado de criptomonedas en Japón sufrió un fuerte hackeo el mes pasado, que se traduce en la desaparición de unos 538 millones de dólares (USD), que, además de NEM, pudo haber afectado wallets de otras criptomonedas como Ripple. Ahora, un grupo de hackers éticos están tras la pista de ese dinero, rastreando las transacciones que se han realizado a partir del robo.

A la par de las autoridades, los hackers éticos han puesto todo su esfuerzo para dar con los autores del robo de NEM.

Esta moneda es una de las de mayor crecimiento en Japón y, por tanto, despierta todas las alertas de los hackers y personas mal intencionadas, aunque también se acusa a Corea del Norte por este ataque.

Algunos hackers éticos han conseguido buenos resultados, como JK17, seudónimo de uno de los más experimentados, quien logró identificar algunas de las cuentas en las que se depositó parte del dinero robado. Hasta ahora esas cuentas se encuentran en monitoreo constante.

Otros hackers como Shota Hamabe, han coordinado reuniones con colegas en Tokio para plantear medidas que contribuyan a la ubicación de los delincuentes informáticos.

¿Esfuerzo sin mucho éxito?

La tarea de estos hackers éticos no es nada fácil. El dinero extraído en NEM fue distribuido en unas 400 cuentas, incluyendo la de personas que no están al tanto del hecho. Por tanto, ha sido complicado encontrar las cuentas que pertenecen a los hackers que llevaron a cabo la violación en Coincheck. Además, se dice que 83.6, de los millones extraídos, han sido intercambiado por otras criptomonedas en mercados de baja reputación.

La policía también está haciendo lo propio aplicando un análisis a los registros de acceso de Coincheck, pero esto sería la parte más lenta de todo el proceso de rastreo.

Sin embargo, cada vez se unen más hackers dispuestos a invertir mucho tiempo en ayudar a las autoridades.

Usuarios presentan demanda contra Coincheck

Por otra parte, los usuarios no vinculados al robo masivo a Coincheck, se encuentran sumamente molestos por las medidas que los manejadores de esa plataforma han tomado. Una de ellas es que los retiros de criptodivisas ajenos al hecho no han sido efectuados, de hecho. Esta situación los llevó a iniciar una demanda en contra de la firma. Pero Coincheck tiene planeado reembolsar el dinero perdido.

Se espera que los hackers éticos puedan ayudar en gran medida a recuperar el dinero, o por lo menos dar con los promotores de esa extracción ilegal, que ha dejado muy mal parada a Coincheck. Además, pretenden limpiar un poco la imagen que los de su comunidad tienen en el sistema de criptoconcurrencia.