Ia Google Escaneo Ocular Corazon

Google ha conseguido crear una tecnología capaz de identificar el riesgo que posee una persona de sufrir una patología cardíaca. Lo mejor de todo, es que la tecnología puede conocer estos riesgos con solo mirarte a los ojos.

Así fue revelado el día de ayer a través de una publicación en la revista Nature Biomedical Engineering, donde Google afirma que su Inteligencia Artificial es capaz de detectar a través de los ojos de una persona si esta podría sufrir un derrame cerebral o un ataque cardíaco.

Google ha creado esta tecnología de la mano de su filial Verily, dedicada al sector de la tecnología médica. Ambas entidades han utilizado el aprendizaje automático para obtener información sobre los pacientes, como su presión arterial, si fuman o no, su edad, etc., con el fin de determinar con precisión si sufrirán del corazón en el futuro.

Hasta ahora, Google ha confirmado que su tecnología ha acertado con una precisión del 70% al detectar si un paciente sufrirá de problemas del corazón en los próximos 5 años. En el caso de las herramientas de detección tradicionales, éstas tienen un porcentaje de precisión del 72%. Más allá del evidente avance, aún se deben realizar más pruebas antes de que esta tecnología sea implementada en clínicas y hospitales.

La investigadora principal de este proyecto de Google, Lily Peng, explicó con motivo de la presentación:

Creemos que la precisión de esta predicción crecerá un poco más a medidas que los datos obtenidos sean más completos. Descubrir que es posible hacer esto es un excelente primer paso, sin embargo, debemos validarlo.

Para desarrollar el algoritmo de Inteligencia Artificial de Google, se utilizaron los datos médicos de más de 300.000 pacientes, incluidos escaneos oculares. Estos datos se usaron posteriormente para crear un patrón que asociara los síntomas con los riesgos de sufrir problemas cardiovasculares.

Esta nueva herramienta potenciada por Google podría cambiar radicalmente el sector de la medicina, específicamente el del estudio de las enfermedades cardiovasculares, al ofrecer un método preciso para determinar el estado de salud de un paciente con el uso de la Inteligencia Artificial. Este algoritmo permitirá la aparición de nuevas maneras de analizar los datos médicos sin necesidad de que la persona esté presente, pero puede que pase un buen tiempo antes de verla implementada en los centros de salud.