Finlandia Subastas Publicas Criptomonedas Incautadas

El gobierno de Finlandia ha establecido nuevos métodos para gestionar las criptomonedas que han sido incautadas por los entes encargados. Estas criptodivisas deben permanecer lo más alejadas posible de los medios de intercambio online, es decir, las claves que permiten manejarlas deben almacenarse en lugares fuera de la red.

Los funcionarios que han estado a cargo de las confiscaciones que el ese gobierno europeo ha llevado a cabo en los últimos meses, incluso algunas que datan de 2016, deberán aplicar el almacenamiento en frío de criptomonedas para no colocarlas en línea por cuestiones de seguridad. Estos métodos podrían variar desde medios cifrados, un espacio de almacenamiento físico como un disco duro o unidad USB, hasta una cartera de hardware, sin embargo, los funcionarios tampoco deberán hacer público qué medio finalmente han usado para evitar robos.

23 millones de dólares en Bitcoin confiscados

Unos 2.000 bitcoin han sido expropiado por miembros del gobierno finlandés, esto representa unos 23 millones de dólares según el precio actual. Gran parte de ese dinero fue producto de las operaciones en contra de Valhalla, un mercado basado en blockchain creado para la recuperación de desastres humanos. En esa ocasión, fueron obtenidos un millón de euros entre bitcoin y otros productos.

Estas y todas las criptodivisas incautadas deben tratarse como activos y no como monedas, para cambiarlas por euros mediante subastas públicas. Esta es otra de las pautas de este nuevo dictamen gubernamental. Otros países, como Estados Unidos, ya han puesto en práctica este tipo de métodos para “hacer algo” con las criptomonedas resultantes de redadas contra estafas y especulaciones.

El objetivo de esas pautas es evitar que esas monedas sean colocadas en el mercado negro, en cambio, sean compradas por reales inversores, como Tim Draper, que en 2014 adquirió 29.656 bitcoins obtenidos de redadas al mercado negro de Silk Road.