Jung Ki Joon Criptomonedas Corea De Sur Muerto

El coreano Jung Ki-joon, encargado de crear medidas para evitar especulaciones en la compra y venta de criptodivisas, así como otras normas vinculadas a la criptomonedas en Corea del Sur, fue hallado muerto este lunes en su casa tras un aparente ataque cardíaco.

Sin embargo, el gobierno de ese país no está seguro de que esta sea la causa real de su muerte, según lo expresado por un vocero oficial.

Jung Ki-joon se desempeñaba como director de la Oficina de Coordinación de Políticas Gubernamentales, y su principal objetivo de los últimos meses, fue tratar de regular el intercambio de criptomonedas, luego de que Corea del Sur se convirtiera en uno de los puntos más fuertes del mercado mundial.

Al parecer, Ki-joon estuvo sometido a una gran tensión desde que en noviembre de 2017 comenzara a coordinar las reuniones semanales que analizaban y establecían nuevos reglamentos en torno al comercio de las divisas virtuales.

El crecimiento del Bitcoin en Corea del Sur es progresivo

El crecimiento del Bitcoin en el país asiático ha sido tal que en algunas ocasiones esa moneda se ha posicionado hasta 50 por ciento por encima del precio de otros mercados internacionales.

Y es que, según informaciones oficiales, en 2017 las 30 bolsas de criptomonedas en Corea del Sur tuvieron ingresos 87.5 veces más altos que el año anterior. Por tanto, el gobierno ha puesto todo su esfuerzo en evitar que tras esta situación algunos inversionistas pretendan sacar partido con algún tipo de estafa.

Por otro lado, el won, la moneda oficial de Corea del Sur, se ubica como la cuarta moneda más empleada para la comercialización de Bitcoin, lo que representó un 5 por ciento de todas las transacciones que se realizaron el año pasado.

Jung Ki-joon tenía la fuerte tarea, junto a ministros y otros representantes del gobierno coreano, de detener la usura que según hace parte del mercado de criptomonedas en su país, asegurando que el gobierno “respondería fuertemente a la especulación excesiva de criptomonedas y la actividad ilegal”.

Una de las medidas implementadas ha sido la prohibición de los contratos anónimos para el intercambio de Bitcoin y otras monedas, obligando a los inversionistas a dejar a atrás la privacidad que buscaban al usar criptodivisas. De hecho, antes ha sido presentada una petición al gobierno para que evite establecer regulaciones excesivas al mercado de criptomonedas.