La arqueología podría evocar pensamientos de exploradores intrépidos y minuciosas excavaciones; sin embargo, es una moderna técnica de mapeo láser de alta tecnología, la que está reescribiendo los libros de texto a un ritmo sin precedentes.

El enfoque, conocido como detección de luz y escaneo de alcance (Lidar, por sus siglas en inglés) implica dirigir una sucesión rápida de pulsos de láser en el suelo desde un avión. El tiempo y la longitud de onda de los pulsos reflejados por la superficie, se combinan con el GPS y otros datos, para generar un mapa preciso y tridimensional del paisaje. Fundamentalmente, la técnica explora debajo del follaje, lo cual resulta muy útil para examinar áreas donde la vegetación es densa.

Gracias a esta técnica, recientemente se dio a conocer el descubrimiento de una antigua ciudad maya escondida en las tupidas junglas de Guatemala, y ahora la misma técnica de imagen se ha utilizado para redescubrir la antigua metrópolis de Angamuco, después de permanecer en la oscuridad durante siglos.

La ciudad fue construida por el imperio Purépecha hace unos 1.100 años en el actual estado mexicano de Michoacán, a la sombra del volcán Parícutin. El hallazgo revela grandes centros urbanos junto con evidencia de inmensos jardines y estructuras similares a monumentos e incluso pirámides.

Aunque menos conocidos que los aztecas, los purépechas fueron una gran civilización en el centro de México a principios del siglo XVI, antes de que los europeos llegaran y causaran estragos a través de la guerra y las enfermedades.

Los restos de la ciudad ahora están enterrados debajo de la tierra u ocultos debajo del bosque, pero los datos ofrecidos por Lidar revelaron que alguna vez se extendió por al menos 26 kilómetros cuadrados. La ciudad de Angamuco es tan grande y avanzada, que parece estar muy por delante de las complejidades sociales encontradas en otras partes de la región para el momento de su construcción.

Al respecto, el investigador Christopher T. Fisher, profesor de antropología en la Universidad Estatal de Colorado, declaró:

Es un área enorme con una gran cantidad de fundaciones arquitectónicas. Si haces las matemáticas, súbitamente estás hablando de unas 40.000 edificaciones, que es aproximadamente la misma cantidad de edificios que se encuentran en la isla de Manhattan.

Las imágenes también revelaron que Angamuco presentaba en una configuración inusual, con monumentos como pirámides y plazas diseminadas alrededor de ocho zonas en los bordes de la ciudad, en vez de concentrarse en un punto focal en el centro.

El descubrimiento sugiere que en Centroamérica coexistieron civilizaciones que, en su apogeo hace 1.500 años, eran tan o más avanzadas que las antiguas culturas griega y china.

Los investigadores estiman que toda el área pudo haber sido el hogar de hasta 15 millones de personas y la abundancia de muros defensivos, murallas y fortalezas, sugiere que la guerra estuvo presente durante toda su existencia.