A pesar de la tecnología médica de la que se dispone en la actualidad, resulta un hecho frecuente y desafortunado que muchas personas pierdan la vida, o bien en espera de un trasplante de órgano, o por rechazo inmunológico. Seguramente parezca una opción poco convencional, pero un equipo de investigadores ha desarrollado embriones de oveja con células humanas, allanando el camino para obtener órganos que crezcan en animales y que posteriormente pueden ser trasplantados en humanos.

El exitoso proyecto de la Universidad de Stanford podría incluso abrir la puerta a encontrar una cura para la diabetes tipo 1 mediante la creación de páncreas sanos para regular el azúcar en la sangre.

Científicos identifican el gen causante de la alopecia infantil

Si bien previamente los científicos ya habían logrado concebir híbridos de cerdo y humano, lo que provocó excitación porque podrían ser usados para desarrollar órganos humanos, el enfoque no se ha podido llevar al siguiente paso.

Pero el equipo de investigadores de Stanford da un paso al frente y se perfila para avanzar en esta dirección después de que haber creado el primer modelo humano-ovino.

En la conferencia de la AAAS (Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia), el líder del proyecto y profesor de genética de la Universidad de Stanford, el Dr. Hiro Nakauchi, explicó que su equipo había tenido éxito al crear un páncreas de ratón en ratas, luego trasplantando el nuevo órgano a un ratón diabético. Este procedimiento demostró ser exitoso, ya que el ratón fue “casi completamente” curado después del trasplante.

Para el nuevo proyecto, los investigadores utilizan la edición del genoma para crear embriones de cerdo y oveja que no tienen páncreas. Por el momento, la técnica aún necesita ser refinada, pero mantienen la esperanza de que la introducción de las células humanas en los embriones de las ovejas permitirá importantes avances.

Si todo sale según lo planeado y los investigadores pueden desarrollar el páncreas humano y otros órganos dentro de los embriones animales, podrían beneficiar a las personas que esperan un trasplante de órgano al darles más opciones.

Pero dado que también podría ser posible editar los órganos y utilizar las propias células de un receptor para garantizar que los órganos sean compatibles con el sistema inmunitario del paciente, la nueva técnica cuenta con el potencial para reducir, o incluso eliminar, la posibilidad de que un órgano trasplantado sea rechazado.

En comparación con los embriones de cerdo, los de oveja tienen múltiples ventajas que podrían potencialmente hacerles mejores candidatos para la experimentación.

El chocolate tiene un origen más antiguo de lo que hasta ahora se pensaba

De acuerdo a lo expresado por el Dr. Pablo Ross, miembro del equipo investigador, sólo cuatro de estos embriones deben transferirse a un receptor, una cifra mucho más baja que el requisito de 50 embriones para quimeras de cerdo humano. Los embriones de oveja también se pueden producir mediante fertilización in vitro sin mucha dificultad. Además, el corazón, los pulmones y otros órganos de las ovejas son de un tamaño similar al de sus equivalentes humanos.

Aunque el trabajo de los investigadores podría representar un gran aporte para solventar la demanda insatisfecha de órganos para trasplantes, abundan las preocupaciones éticas que llegan a calificar este enfoque científico como una aberración.

Más en TekCrispy