Con el anuncio del Petro, no se puede decir que el gobierno venezolano no está demostrando interés en solventar su crisis. Sin embargo, no son muchas las expectativas que se pueden tener en relación a una criptomoneda controlada por un gobierno que no ha demostrado precisamente dotes de buena gerencia.

Según Reuters, con motivo de una reunión política en Caracas, la capital del país, el Superintendente de Criptomonedas, Carlos Vargas, reveló que el Petro atraerá inversiones de Turquía, Qatar, Estados Unidos y Europa.

Vargas no dio más detalles sobre este tema, pero dijo que el próximo martes se darán “bastantes anuncios sobre el inicio del proceso”. Como informamos previamente, el martes fue el día anunciado para la primera venta de petros a los inversionistas.

Con el Petro, no solo se pretende ofrecer un respiro ante la inflación más alta del continente, sino que Maduro quiere eludir las sanciones internacionales impuestas por Estados Unidos a través de su estatal petrolera, PDVSA.

La situación de Venezuela con respecto a los anuncios del Petro ha sido duramente criticada por la administración Trump, que más allá de tildar al gobierno de Maduro de anti-democrático y de imponer sanciones financieras, ha manifestado gran escepticismo sobre el éxito del Petro a través de su Departamento del Tesoro. También la oposición venezolana ha catalogado este lanzamiento como fraudulento, asegurando que el Petro no resolverá la crisis del país.

De momento, sabemos que el Petro se venderá a través de una subasta pública, con los asesores del gobierno recomendando a Maduro que el 38,4% de estas criptomonedas sean vendidas en una subasta privada con un descuento del 60% sobre su precio original.

Nadie sabe en realidad qué ocurrirá con la criptomoneda Venezolana, pero los pronósticos no son los mejores en un contexto de caos social, economía inflada y un gobierno victimizado por cada situación negativa que ocurre en el país.