Corte Papel

Se trata de una de las heridas más comunes y sin duda una de las más desconcertantes, pues muy pocos esperan ese efecto del “arma” que las produce y mucho menos que van a resultar tan dolorosas. Nos referimos a las cortaduras hechas por hojas de papel, una lesión que si bien no amenaza tu vida, va a generarte mucha molestia.

Detrás del inadvertido dolor que produce un corte por hoja de papel confluyen una serie de factores combinados.

Inicialmente está el hecho de que estos cortes suelen ocurrir en las yemas de los dedos, una zona que se distingue por tener una concentración inusualmente alta de terminaciones nerviosas que perciben el dolor llamadas nociceptores, también conocidos como receptores del dolor, lo que le otorga a esta zona una nivel de sensibilidad particularmente alto.

Luego está el papel; aunque a simple vista parezca que los bordes de una hoja de papel son suaves, en realidad no lo son. A un nivel microscópico, estos bordes son esencialmente sierras dentadas que producen heridas irregulares. En complemento, el papel está hecho de madera y productos químicos que cuando entran en contacto con la piel provocan irritación.

El otro factor involucrado es el hecho de que estos cortes son superficiales; traspasan la primera capa de la piel, lo que alcanza para activar los sensores de dolor, pero no lo suficiente como provocar un sangrado que active los mecanismos de defensa naturales del cuerpo. La sangre contiene sustancias químicas que cicatrizan las heridas al activar la coagulación y la migración de células para regenerar el tejido; esto además de alargar la curación, provoca que las terminaciones nerviosas afectadas queden expuestas a los rigores de la intemperie.

La armonía de estos factores ralentiza el proceso de curación; sin embargo, a eso hay que agregarle el indiscutible hecho de que estas heridas parecen tener una especie de imán para sufrir tropiezos y golpes, lo que simplemente entorpece que la herida sane, prolongando el sufrimiento.

La próxima vez que sufras un corte con hoja de papel, asegúrate de lavarla bien y protegerla, bien sea con una bandita adhesiva o un vendaje.