No importa lo que puedan decir los gobiernos, instituciones reguladoras, expertos financieros y los bancos acerca de las criptomonedas. Estos activos están revolucionando la economía a escala global y representan una tentación latente para traders e inversionistas tradicionales.

Sin embargo, no todos los participantes de este mercado gozan de honestidad y buenos valores, y los fraudes asociados a las criptomonedas representan uno de los puntos débiles de este mercado, y uno de los argumentos más sólidos de los reguladores al momento de establecer pautas legales para la operatividad de este sector.

En lo que significa la estafa con criptomonedas más importante conocida hasta el momento en Chicago, Estados Unidos, un trader robó más de US$ 2 millones en Litecoins y Bitcoins de su empleador. Su nombre es Joseph Kim, y es miembro de la Consolidated Trading LLC, una entidad relacionada al sector de las criptomonedas.

Kim recibió órdenes de su jefe de cesar el comercio personal de estos activos para evitar un conflicto de intereses. Pese la advertencia, el hombre transfirió 980 litecoins (equivalente a US$ 48.000) de la cuenta de la empresa poco tiempo después de unirse al grupo de trabajo.

En ese momento, Kim dijo a su jefe que había hecho la transferencia por motivos de seguridad, por problemas con la casa de cambio Bitfinex. Posteriormente, Kim mintió diciendo que las criptomonedas habían sido transferidas a una cartera consolidada.

Además, el pasado mes de noviembre el trader envió 55 Bitcoins (US$ 433.000) de Consolidated a una cuenta desconocida. Cuando se le consultó sobre este movimiento, Kim dijo que la operación había sido bloqueada y que estaba tomando medidas de contingencia. Más tarde, envió 27 bitcoins de la cuenta corporativa y dejó 28 en su poder.

El movimiento más osado de Kim fue transferir 284 bitcoins (actualmente US$ 2,8 millones de la cuenta corporativa a su cuenta personal. Cuando fue consultado eventualmente sobre todas estas transacciones, el trader siguió mintiendo y robando a la compañía, razón por la cual fue arrestado y admitió el robo de Litecoins y Bitcoins.

El grupo Consolidate logró recuperar 144 bitcoins de las carteras personales de Kim, sin embargo, la compañía tuvo pérdidas que ascienden a los US$ 603.000 a causa de las acciones inescrupulosa de este empleado.

Finalmente, el Fiscal de EE.UU acusó a Joseph Kim de fraude electrónico, y actualmente se enfrenta a la posibilidad de ser condenado a 20 años de prisión, siendo la primera persona acusada de fraude electrónico en Chicago en relación a las criptomonedas.