Swift

Más allá de ser uno de los países de mayor influencia política en el mundo, Rusia es la cuna de una gran parte de los hackers que desarrollan las herramientas más sofisticadas de robo y espionaje del sector de la informática.

Hemos visto cómo estos personajes han intervenido en las elecciones estadounidenses, han accedido a la base de Telegram en Irán e incluso han utilizado drones para hackear Smartphones en zonas militares comprometidas, entre muchas otras acciones.

Ahora, se ha podido conocer que un grupo de hackers de origen ruso robaron cerca de US$ 339,5 de rublos (US$ 6 millones) con motivo de un ataque informático perpetrado al sistema internacional de pagos SWIFT en Rusia. La información fue revelada por el banco central ruso el pasado viernes, al tiempo que afirmó que el hecho ocurrió en 2017 en un informe de la institución sobre robos digitales en bancos de ese país.

Según el banco, se trata del último de ataque exitoso donde fue utilizada una solicitud fraudulenta de transferencia electrónica. Además, una publicación de Reuters asegura que el ataque tuvo lugar en el puesto de trabajo de un operador del sistema SWIFT, sin ofrecer mayor detalles sobre el suceso.

Por su parte, Natasha de Teran, una portavoz del banco central ruso, afirmó:

Cuando se nos informa un caso de posible fraude, ofrecemos nuestra ayuda al usuario afectado para proteger su entorno.

La publicación también revela que la compañía SWIFT reconoció en 2017 la situación de los robos digitales, afirmando que las herramientas que utilizan los hackers para cumplir sus objetivos son cada vez más sofisticadas.

En febrero de 2016, un incidente similar ocurrió en Rusia, cuando un grupo de hackers intentó robar 55 millones de rublos del banco ruso Globex a través del sistema SWIFT. La compañía detrás de esta plataforma se ha negado a revelar los números de las víctimas afectadas por estos ataques.