Estimulacion Cerebral

Un reciente estudio realizado por neurocientíficos de la Universidad de Pensilvania, muestra que cuando se estimula eléctricamente el cerebro en el lugar y momento adecuado, se puede mejorar de manera confiable y significativa el aprendizaje y el rendimiento de la memoria, hasta en un 15 por ciento.

Es la primera vez que se determina esta conexión y representa un avance importante hacia el objetivo de restaurar la memoria activa; el estudio forma parte de un proyecto cuya meta es desarrollar tecnologías de próxima generación para mejorar la función de la memoria en personas que presentan deterioro cognitivo.

La investigación involucró a 25 pacientes neuroquirúrgicos que ya estaban recibiendo tratamiento para la epilepsia, por lo tanto, ya se les habían implantado electrodos en el cerebro como parte de la terapia para controlar la enfermedad que padecen.

Los investigadores solicitaron a los participantes que memorizaran una lista de ciertas palabras, y una computadora monitoreó su actividad cerebral, mediante la cual, basándose en patrones cerebrales, aprendió a predecir cuando el participante no recordaba una palabra nueva.

Posteriormente a los sujetos se les proporcionó una nueva lista de palabras que debían aprender; pero ahora la computadora al predecir cuándo era más probable tener un lapso de memoria, les suministraba un pequeño pulso eléctrico.

Los investigadores encontraron que aplicando este enfoque, la recuperación de palabras mejoró en aproximadamente un 15 por ciento, que no es una cifra insignificante cuando se trata de la función de memoria.

El Dr. Youssef Ezzyat, catedrático en el Departamento de Psicología de la Universidad de Pensilvania y uno de los autores de la investigación, explicó: “En este estudio utilizamos la estimulación cerebral directa de la corteza temporal lateral para mejorar el rendimiento de la memoria episódica. Nuestros hallazgos muestran que estimular las poblaciones neuronales fuera de los lóbulos temporales, mejora de forma confiable el rendimiento de la memoria.”

A pesar de los valiosos resultados obtenidos, no está claro de qué manera y cómo estos hallazgos podrían aplicarse a otras poblaciones. Las personas con epilepsia tienen más probabilidades de tener problemas de memoria, pero su condición se diferencia sustancialmente de otros tipos de disfunción de la memoria o deterioro cognitivo, como la generada por la enfermedad de Alzheimer.

Teniendo esto presente, podría ser difícil aplicar el mismo método a otros grupos, al menos por ahora. Recordar palabras de una lista también es fundamentalmente diferente de recordar otros tipos de información, como memorias personales o de largo plazo; por lo que se necesitará realizar más investigaciones para comprender las posibles aplicaciones de estos hallazgos.

Sin embargo, los autores del estudio se muestran optimistas y manifiestan que este es sólo un primer paso para explorar diferentes vías de mejora de la memoria.