De un tiempo a esta parte, el mercado de los videojuegos ha dado un impresionante giro. Mientras que eventos como el E3 siguen demostrando que las consolas de salón no tienen intención de morir, noticias como que Mario Kart esté a punto de dar el salto al mundo móvil ponen de manifiesto que hasta Nintendo tiene que adaptarse a los nuevos tiempos: un momento en el que nadie sale de casa sin su smartphone, y que es ahí donde tiene instalados los juegos.

En el momento presente, el sector del juego ha encontrado la parte lúdica en todo: en el mundo de los deportes, con sagas tan asentadas como FIFA o Gran Turismo, en la música, a través de lacanción y el baile como Just Dance o Smule Sing It, y por supuesto en adaptaciones del mundo del cine, con títulos tan dispares como el esperado Spider-Man, pero también con propuestas tan sencillas y adictivas como Emoji, que se lanzó como anexo a una película que ya de por sí lo dice todo acerca de la tendencia de uso del smartphone.

¿Qué busca, pues, el usuario? Por una parte, el gamer de costumbres sigue amando los juegos con gráficos cada vez más realistas, y a ser posible, con juego en línea contra otros participantes. Aprovechando recursos como la conexión por fibra óptica, la experiencia de juego llega a otros niveles. Pero por otra parte, juegos más sencillos, livianos y que posibilitan partidas rápidas están triunfando para los jugadores ocasionales. En este sentido, los juegos puzzle siguen siendo los favoritos. Candy Crush ha dejado importantes secuelas, y de hecho desarrolladores que empezaron por otra línea como Rovio con su Angry Birds ha creado un clon de este adictivo juego. El Tetris también ha visto su evolución en diferentes variantes.

No podemos tampoco olvidarnos de los clásicos juegos de cartas y de azar. Si el solitario acompañó todas las versiones de Windows hasta hace muy poco, el poker fue de los primeros entretenimientos que surgieron con el internet doméstico. Este tipo de juegos también ha evolucionado a pasos de gigante, y es que el modo multijugador o la posibilidad de depositar dinero real y retirar premios desde el mismo smartphone son opciones que desde el principio fueron muy demandadas por los aficionados a estos juegos.

En un mundo gobernado por el sector del juego, los eventos como el E3 son cada vez más frecuentes, pero no todos son tan mediáticos y multitudinarios: dentro de muy pocos días, del 25 al 27 de Febrero, tendrá lugar un evento para grandes magnates, The Fith Anual Triban General Manager & Casino Executive Exchange, que no es otra cosa que una reunión de los más importantes profesionales del sector gaming. A diferencia de otras convenciones y ferias, este evento se celebra con discreción y su finalidad es establecer alianzas e intercambiar conocimientos para impulsar el crecimiento del sector para un óptimo desarrollo de los mejores casinos del momento.

Todos estos eventos son una muestra de la dedicación que demanda la industria del juego: en todas sus formas, los juegos en línea se han convertido en un estándar de diversión para personas de todas las edades, por lo que ofrecer una buena experiencia en realidad virtual, estabilidad y corrección de lag en partidas multijugador o una excelente pasarela de pago se convierten en imperativos para triunfar frente a una competencia cada vez más amplia. Si las keynote de Apple acarrean una ola de críticas porque los usuarios quieren más, año tras año, el mundo del juego se comporta exactamente igual. Queremos juegos mejores, aunque no necesariamente signifique hiperrealismo, sino simplemente que funcionen sin fallos, que entretengan y que permitan convertir una partida en algo social.