Google Chrome

Así es, no leíste mal el titular. Mañana Google lanzará una actualización para su navegador Google Chrome que incluye de forma nativa un bloqueador de anuncios. La movida, si bien parece un poco contradictoria siendo Google propietario de AdSense, cobra mucho sentido cuando analizamos el comportamiento de su bloqueador y el objetivo que persiguen los de Mountain View.

Lo primero es que hay que entender que Google no pretende sacrificar sus anunciantes y las publicaciones que viven de los anuncios. El objetivo de Google es ofrecer al usuario una alternativa a los adblockers tradicionales que bloquean las redes publicitarias a diestra y siniestra. Es así que el nuevo modulo integrado en Google Chrome bloqueará únicamente los anuncios considerados como intrusivos por la Coalición para Mejores Anuncios (CBA por sus siglas en ingles), de la que forman parte los grandes anunciantes.

Se consideran anuncios intrusivos todos aquellos que interfieren con la experiencia del lector y que, de alguna manera, fuerzan al usuario a clicar sobre los mismos. Para mejor entendimiento, aquí una captura sacada de la CBA donde destaca los anuncios intrusivos y que serán bloqueado por Google Chrome a partir de mañana:

Algo que sin duda vale la pena mencionar, es que el bloqueador de anuncios de Google Chrome no tendrá distinción sobre redes publicitarias. Es decir, no importa sin son anuncios de AdSense o de DoubleClick (redes de Google), si estos incumplen las normativas de las CBA, entonces serán bloqueados de forma automática por Chrome. Evidentemente, el resto de anuncios serán mostrados sin ningún problema.

Una vez que el bloqueador detecta un anuncio intrusivo, mostrará una pop-up (irónico) advirtiendo que el o los anuncios fueron bloqueados y si deseamos obtener mas información. Otro detalle a tomar en consideración es que, al igual los adblockers tradicionales, el bloqueador de Chrome permitirá ser desactivado para un sitio en particular.

Una vez que un anuncio publicitario ha sido bloqueado, este será añadido a la lista de reglas de Google, algo similar a la EasyList que comparten los principales bloqueadores de anuncios.

Sin duda la inclusión de un bloqueador de anuncios de forma nativa en el navegador más utilizado tendrá un impacto significativo en los ingresos por publicidad. Por supuesto, este impacto será marcado en las webs que incumplen con las recomendaciones de la CBA, que se estima son menos del 1%.

Por el lado del usuario, la principal ventaja es que desde ahora, podrá prescindir del bloqueador de anuncios que utiliza como extensión. Esto representa un ahorro sustancial en el consumo de memoria RAM puesto que se ha logrado evidenciar que estas extensiones ralentizan no solo el navegador, sino que hacen uso excesivo de recursos.