Existe la noción generalizada de que sólo las personas casadas tienen la posibilidad de encontrar la felicidad y que las personas solteras viven en un mundo de aislamiento y soledad. Sin embargo, la ciencia nos dice otra cosa; una investigación muestra que las personas solteras tienen una mejor vida social que sus amigos desposados.

Para llegar a esa conclusión, las autoras del estudio, la Dra. Natalia Sarkisian, profesora de psicología en el Boston College, y la Dra. Naomi Gerstel, profesora de sociología en la Universidad de Massachusetts, examinaron datos de dos muestras representativas recopiladas en los Estados Unidos como parte de la Encuesta Nacional de Familias y Hogares (1992-1994) y cuatro años de datos de la Encuesta Social General (2000, 2004, 2006 y 2012 combinados). En conjunto, las investigadoras inspeccionaron aproximadamente 15.000 personas.

Las emociones que sentimos pueden dar forma a lo que vemos

El estudio comparó el nivel de conexiones sociales de personas que se encontraban actualmente casadas, solteras previamente casadas y solteras que nunca estuvieron casadas. Los análisis se realizaron por separado para hombres y mujeres. Las observaciones se basaron en cuánto tiempo socializaron con amigos, y la medida en que dieron y recibieron apoyo de amigos o familiares.

A pesar de la gran cantidad de datos y la posibilidad de una complejidad pasmosa, los resultados fueron claros, encontraron evidencia de que las personas que siempre habían sido solteras, estaban más conectadas con otras personas e intercambiaban ayuda más frecuentemente. Eso fue cierto para sus relaciones con sus padres y hermanos, así como con sus amigos y vecinos.

Los autores analizaron los datos, controlando factores como la edad, el número de hijos que tenían, el estado laboral, el nivel de educación e ingresos, y en los análisis de las conexiones con los padres y hermanos, la salud y la distancia de los miembros de la familia. En su mayoría, los resultados se mantuvieron igual: las personas siempre solteras fueron las más conectadas.

En algunos casos, los resultados fueron aún más fuertes una vez que se tuvieron en cuenta otros factores. Esto significa que la mayor tasa de conexión entre personas siempre solteras no se puede explicar por aspectos como no tener hijos, trabajar menos horas, estar en un punto diferente de su vida, o cualquiera de las otras explicaciones sugeridas por los factores controlados en los análisis.

Experimento con 100,000 gamers demuestra el error de Einstein sobre el realismo local

Los autores especulan que estos hallazgos pueden representar varias dinámicas posibles. Por ejemplo, las personas pueden creer que sus esposos o esposas son sus almas gemelas y eso les basta para satisfacer todas sus necesidades sociales. En contraste, debido a que viven solos, las personas solteras pueden necesitar esforzarse más para satisfacer sus necesidades sociales y buscar activamente las interacciones con amigos y familiares.

La investigación muestra que hay diferentes maneras de estar conectado a los demás y satisfacer nuestras necesidades sociales, y deja claro que el hecho de que alguien no esté en una relación romántica no significa que no tenga una vida social activa.