Antigua Barbuda Comercio Criptomonedas

Con un mercado de las criptomonedas llamando la atención de los principales medios de comunicación en todo el mundo, es muy difícil que los gobiernos no presten atención a su auge. Antigua y Barbuda es uno de esos países que en el pasado ha demostrado sus intenciones de regular el Bitcoin, sin embargo, una reciente propuesta sugiere que podría permitir el comercio de criptomonedas incluso para transacciones del sector público.

En este sentido, al gobierno del país se le recomendó aceptar plena y legalmente a las criptomonedas en un intento por mejorar la economía del país. Concretamente, la recomendación viene de parte del Dr. Justin Ram, director de economía del Banco de Desarrollo del Caribe.

Esta institución financiera es tiene como finalidad promover la integración y cooperación entre los países que conforman la región del Caribe, así como la financiación de proyectos para el desarrollo social, económico e institucional.

Por su parte, el gobierno de Antigua y Barbuda, encabezado por Gaston Browne, está redactando una ley que permitiría que las criptomonedas sean utilizadas para transacciones comerciales, incluyendo los servicios que proveen las diversas agencias gubernamentales y sus departamentos.

Asimismo, Ram dijo a Antigua Observer que la tecnología Blockchain es mucho más que criptomonedas, y destacó su potencial para implementar un verdadero ‘cambio de juego’ en los países de la región. En este sentido, el experto señaló que esta tecnología puede ser aplicada para todo tipo de transacciones, incluyendo los títulos de propiedad sobre tierras.

Ram también sugirió que las economías de la región podrían convertirse en economías digitales gracias a Blockchain, e instó a los gobiernos a estar preparados para los cambios que la tecnología impulsará. Esta afirmación la hizo ante una pregunta sobre la invitación del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a unirse a su proyecto de lanzar una moneda petrolera.

El Petro, la criptomoneda venezolana, ha sido cuestionada por diversos expertos financieros, quienes afirman que no creen que algún inversionista decida comprarla, debido a la crisis económica que atraviesa el país sudamericano y sus políticas altamente cuestionadas.