Compartir

Cuando se trata de la historia de la evolución, la creencia popular es que las piernas y el caminar se desarrollaron cuando los animales emergieron de los océanos. Sin embargo, una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Nueva York, indica que los sistemas biológicos que llevaron a caminar pudieron haberse originado en peces antiguos, mucho antes de lo que se pensaba.

Los investigadores estudiaron el desarrollo neuronal del pez Leucoraja erinacea, conocido como el pequeño patín. Este pez cartilaginoso está estrechamente relacionado con los tiburones y las mantarrayas, y se considera una de las criaturas más primitivas en el mar, ya que apenas ha evolucionado desde que surgió por primera vez y se parece mucho a sus predecesores que vivieron hace varios millones de años.

Descubren mecanismos biológicos que podrían servir para regular el hambre

Estas criaturas tienen dos conjuntos de aletas: unas aletas pectorales grandes, que usan para nadar, y otras aletas pélvicas más pequeñas, que usan para caminar a lo largo del fondo del océano. Investigaciones anteriores habían demostrado que estos peces usan movimientos alternos, de izquierda a derecha cuando caminan, de forma similar a los movimientos que usan los animales que caminan por tierra, lo que los convierte en un modelo valioso para estudiar.

Los investigadores utilizaron una tecnología llamada secuenciación de ARN para evaluar el repertorio de genes que se expresan en las neuronas motoras del pez. Descubrieron que muchos de estos genes se conservan entre los pequeños patines y los mamíferos. Además, encontraron que los subtipos neuronales, que son esenciales para controlar los músculos que regulan la flexión y el enderezamiento de las extremidades, están presentes en las neuronas motoras del pequeño patín.

Científicos afirman que las lombrices de tierra pueden reproducirse en el suelo de Marte

El autor principal del estudio, neurobiólogo Jeremy Dasen, profesor en el Departamento de Neurociencia y Fisiología de la NYU, explicó:

Estos hallazgos sugieren que el programa genético que determina la capacidad de los nervios en la médula espinal para articular los músculos, en realidad se originaron millones de años antes de lo que asumimos. El movimiento de las aletas pélvicas del pez y los movimientos de caminar, usan el mismo programa de desarrollo.

En referencia a los hallazgos de la investigación, los autores del estudio señalaron que les sorprendió saber que ciertas especies de peces también pueden caminar, más aun cuando encontraron que utilizan un programa de desarrollo neuronal y genético, que es casi idéntico al utilizado por los vertebrados superiores, incluidos los humanos.

El equipo cree que el pez Leucoraja erinacea servirá como un modelo útil para comprender los nervios que controlan el caminar y cómo se desarrollan.

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.