Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Johns Hopkins (JHU) revela cómo el cerebro detecta y decide el valor de las cosas casi instantáneamente, una vez que son vistos. Los hallazgos, además de aportar novedosa información sobre el funcionamiento cerebral, podrían verse traducidos en importantes avances para el perfeccionamiento de la inteligencia artificial.

Cuando las personas se especializan en algo, ya sea en ropa, casas, automóviles o cualquier otro objeto, sus cerebros desarrollan mecanismos para procesar rápidamente la información del valor visual. Los investigadores descubrieron que ese proceso sucede increíblemente rápido, en tan sólo 80 milisegundos, menos de una décima de segundo, después de ver algo.

El Dr. Charles E. Connor, profesor de neurociencia en la JHU y autor principal de la investigación, indicó:

Conocer el valor de los automóviles o la ropa puede parecer artificial, pero para fines evolutivos, ser capaz de evaluar los objetos rápidamente puede ser tan importante como reconocerlos.

Anteriormente, los científicos le asignaban el procesamiento de valor a la corteza prefrontal del cerebro. Sin embargo, este estudio encontró que, en contraste con lo asumido, la información va primero a la corteza sensorial y luego fluye a la corteza frontal, el lugar donde se cree que se toman las decisiones, y luego a la corteza motora, donde las personas producen acciones.

Para llegar a esas conclusiones, los investigadores entrenaron monos para reconocer cuatro letras diferentes. Cada letra podía presentar ligeras variaciones, pero era la forma original de la letra la que otorgaba una recompensa.

Los monos se volvieron expertos en reconocer la más valiosa de las dos letras. Las mediciones de la respuesta neural durante esta tarea, revelaron la rápida aparición de señales relacionadas con el valor en la corteza visual.

Los hallazgos podrían ser muy relevantes en el creciente campo de la inteligencia artificial. Hasta ahora, la visión del sistema informático se ha centrado principalmente en el reconocimiento de objetos. Sin embargo, la visión humana, nos da mucha más información que simplemente identificar objetos.

Los autores explican que cuando miramos un objeto, no sólo podemos nombrar la categoría en la que está, sino que entendemos su estructura 3D precisa, podemos deducir sus materiales de construcción e historia y entendemos dónde está físicamente. Sabemos si es una silla en la que podemos sentarnos y hasta qué punto podemos recostarnos.

La visión computacional se ha enfocado principalmente en la identificación de objetos, pero los resultados de esta investigación podrían sentar las bases para que algún día, los desarrolladores logren que los sistemas de visión por computadora puedan procesar información como esta.

Más en TekCrispy