Neurog Nesis

Investigadores de la Universidad de Tecnología de Queensland en Australia (QUT), descubrieron que un nuevo medicamento diseñado para tratar la ansiedad y la depresión, revierte los efectos nocivos del consumo excesivo de alcohol en el cerebro y podría ayudar a tratar a las personas con problemas de  alcoholismo.

Para llegar a esta conclusión, los científicos le suministraron a un grupo de ratones, grandes cantidades de alcohol durante 15 semanas, lo que equivale a lo que consumiría un bebedor compulsivo. Luego los ratones recibieron una dosis diaria del medicamento tandospirona durante dos semanas; trascurrido ese tiempo los investigadores encontraron que la droga revertía los efectos inhibidores del alcohol sobre la neurogénesis, proceso mediante el cual el cerebro genera nuevas neuronas.

El medicamento tandospirona, que actúa selectivamente en un receptor de serotonina (5-HT 1A), ha mostrado producir efectos secundarios limitados; es relativamente nuevo y está disponible sólo en China y Japón. Se le utiliza comúnmente y ha mostrado ser muy eficaz en el tratamiento de la ansiedad general.

El equipo hizo sus hallazgos fortuitamente, mientras investigaba nuevas estrategias de tratamiento para el abuso del alcohol y la adicción.

La Dra. Selena Bartlett, profesora en Instituto de Investigación Trasnacional de la QUT y autora principal del estudio, indica:

Sabemos que beber en exceso inhibe la capacidad del cerebro de desarrollar nuevas neuronas y células cerebrales; el alcohol es especialmente dañino para las neuronas. Creo que la clave aquí es que hemos encontrado una forma de revertir eso o cambiarlo, con algo que realmente podemos dar a las personas, lo que califico como un gran avance.

Estudios anteriores en ratones han demostrado que el fármaco tiene un impacto positivo en la neurogénesis cerebral; pero esta es la primera vez que se ha demostrado que es capaz de revertir totalmente los déficits neurogénicos inducidos por el alcohol.

Se espera que el medicamento se pueda utilizar para tratar algunos de los efectos nocivos para la salud del alcoholismo. También podría ser útil en el tratamiento de otros trastornos asociados al abuso de sustancias.

Los autores señalan que este no es sólo otro fármaco que muestra la promesa de ayudar a reducir las borracheras.

Si bien podría tener ese efecto, lo haría al ayudar a reiniciar el cerebro y revertir los déficits que causa el abuso del alcohol; eso incluye, tanto la inhibición de la capacidad para regenerarse, como las consecuencias conductuales que derivan del abuso de su consumo, como aumentos en la ansiedad y la depresión.

En conjunto, los resultados de esta investigación confirman las observaciones anteriores de que los receptores 5-HT 1A desempeñan un papel fundamental en el comportamiento del consumo de alcohol y las alteraciones emocionales y neurogénicas asociadas, por lo que el efecto agonista del fármaco tiene potencial para el tratamiento para el abuso de alcohol.

Más en TekCrispy