De acuerdo a un reciente estudio, la cura de la calvicie podría estar oculta en las freidoras de los restaurantes de comida rápida. Investigadores de la Universidad Nacional de Yokohama en Japón, encontraron que los gérmenes del folículo piloso (HFG), es decir, las células que impulsan su desarrollo, se pueden regenerar mediante el uso del compuesto dimetilpolisiloxano permeable al oxígeno (PDMS), un químico que se encuentra en el aceite de cocina.

Es sabido que la morfogénesis del folículo piloso se desencadena por interacciones recíprocas entre la capa epitelial y mesenquimal del germen folicular del cabello (HFG). En su trabajo investigativo los especialistas desarrollaron un método para la generación a gran escala de HFG in vitro, lo que resulta relevante, pues son considerados como el santo grial en la investigación de la pérdida de cabello.

Los científicos dijeron que el uso de PDMS era crucial para el avance. Los resultados de la investigación sugieren que la técnica podría ser utilizada en casos de pérdida de cabello en humanos en el futuro próximo y es prometedora para las personas que sufren de alopecia.

Los investigadores probaron el uso del PDMS permeable al oxígeno en ratones. Crearon una combinación de células humanas y de ratón en una suspensión, y las colococaron en contenedores llamados micropocillos. Los investigadores permitieron que las células se asentaran en la suspensión, donde se auto clasificaron.

Pasados tres días había 500 folículos listos para el trasplante, formados en una ficha de micropocillos con dimetilpolisiloxano permeable al oxígeno.

La integridad del suministro de oxígeno en la parte inferior de la ficha de PDMS fue crucial. Al respecto, el investigador Junji Fukuda, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Yokohama y autor principal del estudio, explica: “Usamos dimetilpolisiloxano permeable al oxígeno (PDMS) en el fondo del vaso de cultivo, y funcionó muy bien.”

Ese suministro de oxígeno ayudó a los gérmenes del folículo piloso y, en consecuencia, a la generación del cabello. A fin de comprobar la funcionalidad de los HFG generados, los investigadores trasplantaron los folículos capilares en la espalda de ratones calvos, donde los pelos que habían crecido en la matriz de micropocillos, se extendieron a la piel viva de los ratones y generaron pelos.

Los autores del estudio tienen la convicción de que este método puede eventualmente ser utilizado para tratar la pérdida de cabello en humanos. En referencia al potencial de sus hallazgos, Fukuda comentó: “Este método simple es muy sólido y prometedor. Esperamos que esta técnica mejore la terapia regenerativa del cabello humano para tratar la pérdida de cabello, como la alopecia androgénica”.

Una acotación relevante que señalan los investigadores es que, si bien el compuesto químico dimetilpolisiloxano, contenido en el aceite para freír, resultó crucial para los prometedores resultados, no desencadena en sí mismo el crecimiento del cabello. Por lo tanto, advierten los autores, es no existe ninguna posibilidad de que ingerir desesperadamente comida rápida vaya a hacer crecer el cabello.