El crecimiento que ha experimentado el mercado de las criptomonedas en los últimos meses, ha atraído la atención de nuevos y experimentados inversionistas, banqueros, gobiernos, pero sobre todo de estafadores y delincuentes informáticos de toda clase, que incluso se aprovechan de los recursos de hardware de los ordenadores de los usuarios para minar criptomonedas sin su permiso.

Sin embargo, la modalidad de robo a mano armada nunca ha dejado de ser una opción para muchos ladrones, y en esta ocasión, un comerciante del Reino Unido ha sufrido las consecuencias de lo que podría ser el primer robo de bitcoins bajo este esquema delictivo.

En concreto, un hombre británico que dirige una empresa de comercio de criptomonedas fue obligado con un arma a entregar una cantidad desconocida de Bitcoins. El incidente, que tuvo lugar en la zona de Moulsford, en el sur de Oxfordshire, se dice que fue el primer atraco de criptomonedas en el país. Según un informe del diario Telegraph, fue reportado a la policía local el lunes por la mañana. Según un portavoz de la policía:

La policía de Thames Valley está investigando un robo agravado que ocurrió en una propiedad en Moulsford el lunes. Nadie resultó gravemente herido durante el incidente (…) No se ha hecho ningún arresto hasta el momento.

El informe describe cómo cuatro ladrones entraron por la fuerza en la residencia y ataron a una mujer, mientras exigían que el comerciante, llamado Danny Aston, transfiriera las criptomonedas al monedero de los asaltantes. La compañía que dirige Aston lleva por nombre Aston Digital Currencies Ltd., y fue creada en junio del año pasado.

A pesar de que se trata del primero robo de bitcoins a mano armada reportado en el Reino Unido de manera oficial, este no es el primer robo de criptomonedas de este tipo. Desde CoinCrispy informamos sobre un robo similar en Ottawa, Canadá, el  pasado 23 de enero. En ese crimen, tres hombres armados se hicieron con el control de los empleados de una institución financiera de criptomonedas antes de huir con las manos vacías.

Un sospechoso ha sido acusado por la policía local tras el robo y se está buscando a otros dos ladrones acusados. Los cargos incluyen robo con arma de fuego y confinamiento forzoso.