Su piel arrugada y completamente calva, largos incisivos y ojos pequeños hacen que la rata topo lampiña (Heterocephalus glaber) sea una de las criaturas menos favorecidas estéticamente en todo el reino animal. Aunque su semblanza resulta poco atractiva, este pequeño roedor muestra una serie de particularidades realmente llamativas desde el punto de vista científico, llegando a ser catalogado como el animal más fascinante de todos.

Pero de acuerdo a los resultados de un reciente estudio realizado por científicos de la Federación de Sociedades Americanas para la Biología Experimental (FASEB), una nueva y sorprendente característica ha sido evidenciada: las ratas topos lampiñas desafían la ley biológica del envejecimiento.

Descubren serpiente de tres ojos en carretera de Australia

Ya resulta bastante extraordinario su resistencia a algunos tipos de dolor y la capacidad de sobrevivir casi sin oxígeno, así como que raramente desarrollan cáncer, pero este nuevo estudio revela lo que quizás sea su mayor hazaña: las ratas topo lampiñas no envejecen. Los investigadores evidenciaron que las tasas de mortalidad de estos singulares animales no aumentan con la edad.

Los investigadores monitorizaron a un nutrido grupo de ratas topo desnudas durante un período de estudio de tres décadas. Descubrieron que estas criaturas apenas muestran signos de envejecimiento, como problemas con su metabolismo, corazón o huesos. Las hembras no pasan por la menopausia y continúan reproduciéndose en sus 30’s. Una hazaña increíble para un animal que en cautiverio vive 30 años de edad, algo que contrasta con otros pequeños roedores de tamaño similar, los cuales viven no más de seis años. Incluso las células en sus cuerpos tienen una notable resistencia al daño oxidativo causado por los radicales libres.

La Dra. Rochelle Buffenstein, investigadora principal del estudio y profesora de fisiología en la Universidad de Texas, explica: “El estudio ofrece una visión única del papel de una proteína que antes no se entendía bien en el contexto del envejecimiento de una especie evolucionada naturalmente”.

Para juzgar la tasa de envejecimiento, el equipo de investigadores utilizó un modelo matemático llamado ley de mortalidad Gompertz-Makeham. Esta ley validada estadísticamente establece que el riesgo de muerte para cada mamífero aumenta exponencialmente con el aumento de la edad.

Los especialistas usaron este modelo para analizar un conjunto de datos existente de más de 3000 ratas topos lampiñas en un período de 30 años, encontrando que estos pequeños mamíferos no se ajustaban a los parámetros de esta ley. A diferencia de cualquier otro mamífero, las ratas topo lampiñas no enfrentan un mayor riesgo de muerte en cada cumpleaños.

¿Tiene la belleza una raíz genética?, esto dice la ciencia

El envejecimiento en este contexto tiene una definición precisa: el aumento en la tasa de mortalidad a lo largo del tiempo debido a la acumulación de daño celular y tisular como resultado del funcionamiento normal del metabolismo celular. Si la tasa de mortalidad sigue siendo aproximadamente estática en el tiempo en una población, entonces se puede decir que sus individuos no envejecen; este es el caso de las ratas topo lampiñas.

Además, estas criaturas también parecen mantenerse activas y saludables, incluso en los últimos años de sus largas vidas, por lo que entender los mecanismos subyacentes a esta notable particularidad, puede ofrecer pistas, no sólo sobre cómo tener una mayor longevidad, sino también sobre cómo lograr mantener un buen estado de salud en general.

Más en TekCrispy