Somnolienta

Es muy probable que hayas tenido una noche de insomnio; si alguna vez te ha pasado, seguramente recordarás los efectos posteriores del día siguiente. Si bien los efectos de la privación ocasional del sueño pueden pasar desapercibidos, la carencia crónica del sueño tiene consecuencias muy serias en el cuerpo.

Perder el sueño puede afectar la capacidad de tu cuerpo para luchar contra las enfermedades. Investigaciones han demostrado que existe una relación recíproca entre el sueño y el sistema inmune.

Estudios han evidenciado que tener menos de cinco horas de sueño por un tiempo prolongado tiene un impacto negativo en la salud del corazón, lo que aumenta las posibilidades de desarrollar enfermedad coronaria o tener un accidente cerebrovascular.

De acuerdo con Academia Americana de Medicina del Sueño (AASM, por sus siglas en inglés), el sueño acortado se asocia con mayores tasas de riesgo para desarrollar cáncer de mama, colorrectal y de próstata.

Un estudio publicado por Experimental Brain Research, mostró que las funciones cerebrales que incluyen la memoria, la toma de decisiones, el razonamiento y la resolución de problemas, así como el tiempo de reacción y el estado de alerta, se ven afectados por la falta de sueño.

Los investigadores sugieren que el sueño es fundamental para el proceso de afianzamiento de las cosas que aprendemos en el cerebro. En otras palabras, necesitamos un descanso adecuado para consolidar la nueva información en la memoria.

Un estudio mostró que dormir cinco horas o menos, redujo los niveles de hormonas sexuales hasta en 15 por ciento. Los hombres que participaron en la investigación reportaron que su estado de ánimo general y vigor sexual, disminuyeron con cada noche consecutiva de descanso interrumpido.

Las personas que duermen menos de cinco horas cada noche, tienen más probabilidades de aumentar de peso y, finalmente, convertirse en obesas.

La National Sleep Foundation indica que si duermes seis o menos horas cada noche, tienes tres veces más probabilidades de estar involucrado en un accidente automovilístico.

Si todos estos riesgos para la salud no te convencen para que duermas lo recomendado, hazlo por tu apariencia. Un estudio evaluó a un grupo de personas en función de sus hábitos de sueño y la condición de su piel. Los resultados revelaron que las personas con jornadas de sueño reducidas tenían más líneas de expresión, arrugas, color de piel desigual y una piel flácida, eso aunado a las antiestéticas bolsas bajo los ojos.