Mastercard Visa Tarifas Criptomonedas

Existen muchas razones por las cuales las personas disponen de los servicios de la casa de cambio Coinbase. Uno de las principales es que la compañía admite tarjetas de crédito y débito para comprar Bitcoin y otras criptomonedas admitidas, sin embargo, informes recientes sugieren que existen ciertas irregularidades con estos pagos.

Muchos usuarios se han quejado de que se les han impuesto cargos adicionales al usar una tarjeta de crédito en Coinbase. Parece que tales transacciones ahora se consideran “avances en efectivo”, lo cual no es una noticia positiva.

En las últimas semanas, hemos visto tanto Visa como a Mastercard tomar medidas enérgicas contra las actividades relacionadas con criptomonedas. La suspensión de las tarjetas de débito emitidas por Wavecrest ha afectado y puesto en alerta a todos los usuarios de esta comunidad.

De acuerdo con Visa, la compañía no tiene intenciones de facilitar o procesar transacciones relacionadas con criptomonedas. Parece que esa declaración también se aplica a las tarjetas de pago regulares utilizadas en plataformas específicas de comercio de Bitcoin.

En concreto, hay muchos clientes que se quejan de tarifas adicionales al comprar criptomonedas en Coinbase. Esto afecta principalmente las compras de Bitcoin, pero ciertamente es posible que en la compra de otros altcoins se apliquen cargos similares. Por alguna razón, el uso de esta plataforma de cambio ahora puede costar un 3% adicional sobre el de compra, incluso si Coinbase no cobra esta tarifa.

En cambio, parece que tanto Visa como Mastercard han cambiado el estatus de Coinbase, y podría cambiar también el de otros Exchange dentro de su sistema.

Según un comentario en Reddit, es posible que Coinbase ahora sea para Visa y Mastercard un servicio de “anticipo de efectivo”. Esto significa que el Código de Categoría de Comerciante de esta empresa ha sido alterado, lo cual es casi comparable con el uso de una tarjeta de pago para juegos de azar. Existe un recargo adicional de hasta el 3% por cada transacción, que se cargará directamente a los clientes. Parece que este problema ha estado presente durante al menos 36 horas, aunque la casa de cambio no ha emitido ningún comentario oficial con respecto a estas quejas.

Lo verdaderamente alarmante de esta situación, es que los emisores de tarjetas como Visa y Mastercard podrían clasificar a todas las casas de cambio criptomonedas como comerciantes de adelantos en efectivo, lo que haría que comprar criptomonedas sea más costoso en todo el mundo.

Si las cosas se salen de control, la única opción que queda para los usuarios serán las transferencias bancarias. Desafortunadamente, muchos bancos han estado tomando medidas enérgicas contra esta actividad también en los últimos meses, algo que dejaría a la comunidad de las criptomonedas con escasas opciones.

Independientemente de quién haya tomado esta decisión, es evidente que la represión global hacia las criptomonedas no ha cesado. Con los principales emisores de tarjetas ahora dando la espalda al Bitcoin y otros altcoins, esta situación solo demuestra cuán poco control tienen los usuarios cuando se trata de usar su dinero como mejor les parezca.