Lawsuit

Bitconnect recibió una demanda de seis personas que acusan a la compañía de operar un esquema Ponzi además de numerosas violaciones de las leyes de seguridad. Los seis demandantes colectivamente invirtieron aproximadamente USD$ 771,000  en Bitconnect, y están buscando recursos luego de la repentina eliminación de la plataforma de préstamos de la compañía que inmediatamente llevó a una pérdida de más del 90% en el valor de los tokens de Bitconnect.

La demanda fue presentada por Charles Wildes, Francisco Doria, Aric Harod, Akiva Katz, James Gurry y Ronald Nelson ante el Tribunal de Distrito del Sur de Florida, y se realiza en nombre de todos los clientes de Bitconnect, además de los demandantes antes mencionados.

La demanda ha sido presentada contra las tres entidades corporativas que componen Bitconnect, además de los acusados: Glenn Arcaro, Trevon Brown, James Trevon James, Ryan Hildreth, Craig Grant y Cryptonick, todos reciben cargos ​​por reclutar agresivamente a nuevos inversores en el esquema Ponzi utilizando las redes sociales.

La declaración preliminar de la demanda describe que Bitconnect recaudó “millones de dólares en criptomonedas” a través de “una plataforma comercial y un programa de préstamos fraudulento promovido y operado por” los demandados.

La demanda establece que “Bitconnect garantizó a los inversionistas hasta un cuarenta por ciento de rendimiento total por mes en sus inversiones, siguiendo un sistema de inversión de cuatro niveles basado en la suma del depósito inicial”, ya que, se les prometió a los inversionistas un retorno de inversión del uno por ciento en un a diario, lo que Bitconnect pretendía sería generado por su propio software de bot y volatilidad propietario, “que debía pagarse” independientemente del rendimiento del mercado o del precio fluctuante de la criptomoneda. La promesa era que “Una inversión de solo mil dólares aumentaría para generar un retorno de 50 millones”

Los demandantes afirman que la anterior capitalización bursátil de USD$ 2,500 millones de Bitconnect se “construyó mediante el uso de medios fraudulentos”, en particular:

“Un esquema Ponzi de gran alcance que defraudó a los inversores, se burló de las leyes de valores estatales y federales y empleó un ejército de mercenarios de medios que fueron pagados para atraer a más víctimas inocentes al fraude”.

Durante principios de enero, Bitconnect se jactó de una capitalización de mercado de más de USD$ 2.5 mil millones. Después de recibir notificaciones de cese por parte de los reguladores en Texas y Carolina del Norte y un aumento en las acusaciones de incluir una estafa Ponzi, la empresa anunció repentinamente que cerraría su plataforma de préstamos e intercambio, dejando a muchos token de Bitconnect incapaces de liquidar sus activos, cuyo valor se depreció rápidamente en más de 95%.

A pesar de la confusión, los tokens de BCC se niegan a morir, y muchos inversores buscan cambiar sus tokens de BCC a BCCX, una moneda que pronto lanzará BitConnect a través de una oferta inicial de monedas. Como consecuencia, de alguna manera, BCC tiene una capitalización bursátil de más de $ 100 millones de dólares, y ha sido testigo de casi $ 5,5 millones en operaciones durante las últimas 24 horas, según Coinmarketcap.

Por los momentos,  BitConnect X ICO sigue operando con normalidad, y que se está desarrollando una plataforma de cambio en su página web en donde se podrá en sus listas los Bitconnect Coins (BCC), seguramente será a través de esa vía que se comenzarán a cambiar las monedas a BCCX.