Iphone Agua

Durante el Foro Económico Mundial 2015, el investigador Nick Goldman presentó sus más recientes descubrimientos sobre el almacenamiento de data digital en las secuencias del ADN. Gracias a ese estudio, y su interés por los constantes avances de la tecnología a nivel monetario, Goldman logró dar con un método que traduce y codifica el código binario de los archivos digitales para posteriormente archivarlos en las secuencias de ADN.

El 21 de enero de 2015 se presentaron los resultados de la investigación en conjunto con un desafío. Cada uno de los miembros de la audiencia donde se encontraba Goldman recibió un tubo de ensayo que guardaba unas muestras de ADN, en ellas se encontraba el código de la llave privada de un monedero que almacenaba un Bitcoin. La persona capaz de descifrar la secuencia y leerla, recibiría la moneda como premio.

¿Cómo es posible insertar un Bitcoin en una cadena de ADN?

Si bien este proceso puede parecer innovador, no es tan reciente como muchos podrían creer. Anteriormente algunos científicos habían logrado insertar información digital como películas o sistemas operativos dentro de las secuencias del ADN

La información fue dividida en cadenas cortas de código binario. Usando un algoritmo, empaquetaron y mapearon datos aleatoriamente en las cuatro bases nucleotídicas del ADN: A, G, C, y T. Luego estos datos digitales fueron convertidos a datos biológicos, consiguiendo sintetizar una molécula de ADN con el mensaje encriptado.

Sander Wuyts, estudiante de doctorado de la Universidad de Amberes, resolvió con éxito el desafío DNA Storage Bitcoin antes de la fecha límite establecida. Wuyts se unió al reto dos años después que Goldman presentará el ADN sintetizado y con la la información en su interior, de hecho le solicitó al investigador que le enviara un tubo de ensayo para empezar a trabajar.

¿Cómo fue capaz de descifrar el código?

Primeramente, Wuyts se encargó de reunir a un grupo de colaboradores que brindarían apoyo en el proceso de decodificación, acto seguido procedieron a realizar lo más básico, es decir decodificar el mensaje desde una muestra de ADN, algo que Wuyts en particular nunca había hecho.  Wuyts y su equipo utilizaron la tecnología de secuenciación moderna para leer las cadenas de ADN, seguido de software para traducir el código genético en binario.

Luego de eso se pasó al proceso de decodificación, para esto Wuyts acudió a su colega Stijn Wittouck, quién supo aprovechar sus conocimientos en lenguaje Python para lograr correr el archivo.

La fase final del proceso duró un mes, y justo cuando quedaba una semana para el cierre del concurso, Wuyts logró depurar el código y decodificar el acertijo. El mensaje para el ganador decía:

¡Felicidades al secuenciar y decodificar el retro Davos Bitcoin ADN! (…) Si eres el primero en decodificar el reto de Bitcoin, puedes reclamar el premio. El Bitcoin tiene la dirección: 19vudYio7R61dSJpi1kEdAV6brjSFUzU7K y puedes verlo en línea en https://blockchain.info/address/19vudYio7R61dSJpi1kEdAV6brjSFUzU7K. Para reclamar el bitcoin para ti, necesitas conocer la llave privada. Aquí está en varios formatos”

Pero no todo terminó ahí, luego de eso Wuyts pasó los siguientes 20 minutos intentando descubrir como barrer bitcoins a su cartera y revisando el enlace de la transacción de blockchain.info.

A pesar de su muy merecido premio, Wuyts no tiene esperanzas en el futuro de la criptomoneda, y afirmó que lo más seguro es que lo cambie por dinero fiat, ya que, no considera que sea un elemento capaz de mantener su valor a largo plazo. Al final lo más importante para Wuyts no era la ganancia monetaria, sino participar en el reto, ya que, el científico se mantenía escéptico con respecto a la vialidad de ese tipo de almacenamiento en el código del ADN, pero luego de la experiencia aspira usar los conocimientos adquiridos en futuras investigaciones.