Bitcoin Rescatar Economia Crisis

Para los ciudadanos de los países que sufren las consecuencias de una crisis económica, entre otras razones, por las acciones de sus gobiernos corruptos y los climas económicos volátiles, el Bitcoin y las demás criptomonedas han surgido como una alternativa ideal.

[toc]

La irrupción del Bitcoin en mercados emergentes

Una gran cantidad de miembros de la comunidad Bitcoin se mantienen a la expectativa ante el próximo récord que pueda establecer la criptomoneda en cuanto a su precio. A pesar de que puede tener una reputación negativa como el medio preferido de pago para transacciones ilegales, el objetivo de Bitcoin es revolucionar completamente la industria económica global. Y así lo ha hecho.

Esto ha sido así específicamente en los mercados emergentes, o en los países donde los sectores políticos y socioeconómicos están llenos de corrupción y controles férreos sobre las finanzas. Además, ha demostrado ser la respuesta potencial al enorme problema que enfrenta la población no bancarizada.

Según un artículo del Wall Street Journal, los usuarios de criptomonedas en Sudán, Kenia y Sudáfrica se están aferrando rápidamente a Bitcoin como bote salvavidas mientras navegan por las agitadas aguas de la incertidumbre económica en sus respectivos países. Mismo caso ha sucedido con Venezuela, donde los altos niveles de inflación han conducido a los ciudadanos al refugio que representa la minería de criptomonedas, a pesar de los peligros que ello representa.

Sudán elude sanciones económicas

Mohammed Mahgoub, un desarrollador web sudanés y usuario de Bitcoin, reveló en una entrevista:

La principal atracción de Bitcoin es la capacidad de transferir dinero sin restricciones ni pasar por un banco, lo cual es muy importante, ya que existen sanciones estadounidenses impuestas a Sudán.

El país ha estado sujeto a sanciones financieras durante casi 30 años, lo que ha repercutido negativamente en la salida de efectivo y ha dificultado enormemente la compra de importaciones internacionales. Además, dado que se considera un patrocinador de actividades terroristas, el país sigue figurando en las listas negras de la mayoría de los bancos occidentales.

Por otra parte, las instituciones financieras de los países desarrollados han advertido a las personas sobre los riesgos de utilizar criptomonedas, ya que no están respaldadas o apoyadas por un banco o por el gobierno. Sin embargo, esta es la razón exacta por la que las criptomonedas se han vuelto tan populares en los mercados emergentes, ya que no pueden ser controladas por autoridades poco confiables.

Debido a que la demanda del Bitcoin y las demás criptomonedas es tan alta en los países en desarrollo, su precio está muy por encima del promedio mundial. En algunas bolsas en Zimbabue, como Golix, el Bitcoin alcanzó el precio de US$ 22.000 por unidad, comparado con los US$15.000 que cotizaba Coinmarketcap.

Aumento de la adopción en Sudáfrica y Brasil

La empresa de criptomonedas eToro informó que en 2017 se observaron aumentos impresionantes en el uso del  Bitcoin en Sudáfrica y Brasil, con un aumento del 671% en el comercio de la primera en menos de un año. Este crecimiento masivo se debió probablemente a que el presidente del país, Pravin Gordhan, ex ministro de Finanzas, fue despedido.

Mati Greenspan, analista de eToro, declaró que el uso de Bitcoin creció en Brasil como resultado de la continua corrupción que involucra tanto a los ex presidentes del país como a los actuales.

Kenia es otro país que está experimentando un crecimiento masivo de Bitcoin, hasta de 1.400% sólo en 2017. Utilizan la criptomoneda para hacer apuestas, e incluso la gente la utiliza para pagar y acceder a servicios no disponibles en Kenia, como Spotify.

Sin embargo, la volatilidad del Bitcoin es un problema real en estos países en desarrollo. Estar en una posición financiera algo precaria puede ser aún más aterrador cuando tu inversión en Bitcoin pierde valor cada hora, como fue el caso con la corrección de precios de la criptomoneda el pasado mes de diciembre.

Venezuela, un caso especial

El país sudamericano ha experimentado un índice inflacionario abrumador en los últimos 12 meses, con muchos especialistas financieros afirmando que el problema es de carácter hiperinflacionario.

De momento, solo Zimbabue había experimentado la hiperinflación, razón por la que el presidente Nicolás Maduro decidió incursionar en el terreno de las criptomonedas con el fin de encontrar una alternativa para paliar crisis actual.

La salida fue imitar a su homólogo ruso, Vladimir Putin, y crear el Petro para supuestamente resolver el deterioro socioeconómico que asfixia a los ciudadanos del país. Con esta medida, Maduro ha asegurado que Venezuela saldrá bien parada ante los supuestos ataques que desde Estados Unidos se han perpetrado para llevar a Venezuela al caos.

Sin embargo, una cantidad abrumadora de expertos y analistas financieros afirman que la causa de la crisis venezolana, entre otras cosas, se debe a los continuos controles sobre el acceso a divisas extranjeras por parte del Estado venezolano, la casi inexistente producción nacional en diversas áreas de la economía, y los altos índices de corrupción a través de la estatal petrolera de la nación, PDVSA, y otras empresas de vital importancia en la producción de riqueza de Venezuela.

Según Maduro, el Petro combatirá de forma efectiva la crisis económica, sin embargo, el hecho de que esta criptomoneda esté centralizada y controlada por un gobierno extremadamente regulador, despierta dudas sobre el rol que pueda cumplir. De hecho, se anunció que cada Petro estaría respaldado por un barril de petróleo, activo que ha cotizado a la baja en los últimos años, y cuya producción no es la esperada dentro del país.

De igual forma, la forma de distribución del Petro también genera dudas, ya que en vez de minarse, la criptomoneda venezolana se repartirá mediante subastas, con un precio inicial no definido aún. Esta realidad, en un país donde el salario mínimo no supera los US$ 6, hace que sea casi imposible para un ciudadano común acceder al Petro.

Asimismo, queda claro que el Petro también buscará eliminar la creciente necesidad de dinero en efectivo en Venezuela, donde el Banco Central de la nación emitió recientemente un nuevo cono monetario que en menos de un mes se devaluó totalmente.

Es posible que el Petro logre subsanar algunas de estas disyuntivas de manera temporal, sin embargo, la guerra del Gobierno contra la empresa privada, el fuerte control cambiario en la nación, y la ausencia de una producción nacional activa, son las causas reales del problema, y dudosamente una criptomoneda en manos de un Estado regulador podrá resolver eso.

CoinCrispy informó que esta semana, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos acusó a Venezuela de utilizar el Petro para eludir las recientes sanciones económicas impuestas sobre PDVSA, y que el mismo mandatario catalogó como muy duras el país. Más allá del debate político, queda claro que las afirmaciones de Estados Unidos no se alejan mucho de la realidad.

Es posible que la popularidad de las criptomonedas esté aumentando en Venezuela y en los países antes mencionados, pero aún les queda un largo camino por recorrer antes de que sean adoptados de forma masiva.