Maxresdefault 30

En 2016 el ex jefe de Ripple Chris Larsen cerró un acuerdo con un consorcio bancario, que le daba a la contraparte la opción de comprar 5 billones de XRP a la tasa en la que la moneda se valoraba en ese entonces, la cual era bastante inferior.

Actualmente, Larsen se encuentra realizando una demanda al consorcio, pues alega que el acuerdo se hizo de forma injusta. Los argumentos en los que Larsen se basa para demandar explican que el Consorcio R3 sólo firmó el contrato para de esa manera poder sustraer experticia e información de Ripple y así poder diseñar un producto que le hiciera competencia en el mercado.

Dadas las circunstancias, Larsen afirma que Ripple no está en obligación de cumplir el contrato pues, R3 falló en mantener su palabra que era la de asociar a Ripple con un banco, igualmente llegan a mencionar que los ejecutivos del consorcio estaban al tanto de que JP Morgan Chase y Goldman Sachs tenían planes de retirarse del consorcio, bancos que eran elementos claves en el éxito de Ripple dentro de la industria.

Por su parte, la defensa de R3 argumenta que la decisión de Ripple de terminar el contrato en junio del año pasado se debe principalmente al hecho de que los precios del XRP registraron un alza de precios desde hace unos meses.

La industria bancaria está apostando a que la tecnología blockchain será el reemplazo toral de los métodos de transferencias bancarias, y Ripple ofrecía esta opción con su moneda XRP, sin embargo muchos de los bancos buscan tener un control total sobre las plataformas y por eso han decidido crear sus propias cadenas de bloques, como es el caso del Consorcio R3 con Corda Platform.

En las últimas semanas los precios de XRP han venido bajando y pasó de USD$ 3.80 a USD$ 2.53, y el precio se mantiene por los momentos. A pesar del declive, Ripple sigue siendo la tercera moneda con mejor capacidad en el mercado, al registrar un valor cercano a 100 billones de dólares