La carne cruda, promocionada por algunos como un alimento fácilmente digerible y lleno de nutrientes para perros y gatos domésticos, puede poner en riesgo no sólo a la mascota, sino también a los humanos. La advertencia es producto de un estudio realizado por científicos de la Universidad de Utrecht, que encontró niveles preocupantes de bacterias y parásitos en estos productos.

A pesar de que la tendencia creciente de este tipo de dieta argumenta que se trata de una forma más natural de alimentar a las mascotas y señala que los alimentos procesados contienen conservantes, colorantes y otros aditivos químicos, no existe ninguna evidencia científica que respalde las supuestas bondades de este tipo de dieta.

Los investigadores analizaron muestras de 35 productos dietéticos de carne cruda en ocho marcas disponibles en los Países Bajos, un país donde se estima que más de la mitad de los dueños de perros alimentan a su mascota, al menos en parte, con carne cruda.

Después de descongelar la carne, los científicos buscaron la presencia parásitos y bacterias, descubriendo que alrededor del 23 por ciento de los productos estaban infectados con un tipo de bacteria E. coli que puede causar insuficiencia renal en humanos; el 80 por ciento con una cepa de E. coli resistente a los antibióticos y el 6 por ciento con Toxoplasma gondii.

Los científicos también descubrieron L. monocytogenes en más del 50 por ciento de los productos y Salmonella en el 20 por ciento de las muestras. Además, encontraron ADN de parásitos en aproximadamente el 29 por ciento de los productos analizados. Resalta que la especie de Salmonella que encontraron también era resistente a los antibióticos.

El investigador Paul Overgaauw, catedrático en la Facultad de Medicina Veterinaria de la UT y autor principal del estudio, explicó:

Desde principios de la década de 2000, hemos sabido que existen riesgos asociados con las dietas de alimentación basadas en carne cruda, pero esta es la primera investigación en Europa que ha llegado al punto de comprobar las dietas congeladas de carne cruda comercialmente disponibles.

El investigador aclara que aunque los parásitos son inofensivos al congelarse, las bacterias no lo son, y que ambos plantean un riesgo en las dietas caseras de carne cruda, no sólo para la mascota sino también para los propietarios, ya sea directamente como resultado de la contaminación cruzada o a través de la exposición a patógenos arrojados por los animales.

De acuerdo a los autores del estudio, es muy importante crear conciencia sobre los peligros relacionados con la alimentación basada en carne cruda. Los dueños de mascotas deberían ser educados sobre higiene personal y el manejo adecuado de este tipo de productos alimenticios para mascotas.