Una investigación realizada por científicos de la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá, reveló que más de la mitad de los jóvenes experimentan efectos secundarios producto del consumo de bebidas energéticas.

De acuerdo al estudio canadiense, alrededor del 55 por ciento de los jóvenes que tienen entre 12 y 24 años sufren de vómitos, dolores en el pecho e incluso convulsiones, a pesar de consumir menos de las cantidades recomendadas.

Así es como las relaciones románticas influyen sobre la calidad del sueño y los niveles de estrés

Para realizar el estudio, los investigadores encuestaron a 2.055 jóvenes, indagando sobre su consumo de bebidas energéticas. Entre los resultados encontrados, resalta que el 24,7 por ciento de los jóvenes han experimentado una aceleración en el ritmo cardíaco, mientras que el 24,1 por ciento han tenido problemas para dormir, efectos directamente relacionados al consumo de este tipo de bebidas.

Alrededor del 18,3 por ciento ha sufrido dolores de cabeza debido a las bebidas, mientras que el 5,1 por ciento informa haber experimentado náuseas, vómitos o diarrea. Otro cinco por ciento ha buscado atención médica debido a sus síntomas y un 3,6 por ciento informa haber experimentado dolores en el pecho. De manera alarmante, el 0,2 por ciento de la muestra ha sufrido convulsiones después de ingerir las bebidas.

Los investigadores creen que la cafeína contenida en estas bebidas, por si sola pudiera no ser responsable de los evidenciados efectos negativos. Al respecto, el Investigador David Hammond, profesor en la Escuela de Salud Pública y Sistemas de Salud de la UW y autor principal del estudio, indicó:

La mayoría de las evaluaciones de riesgo hasta la fecha han utilizado la cafeína como referencia para estimar los efectos de las bebidas energéticas sobre la salud, sin embargo, estos efectos podrían deberse a otros ingredientes, o a la forma en que se consumen, incluyendo la combinación con alcohol o durante la actividad física.

¿Cómo un golpe en el pecho puede matarte o salvarte?

Los autores del estudio resaltan que la cantidad de efectos adversos evidenciados en la investigación, sugieren que se deben realizar más esfuerzos para restringir el consumo de bebidas energéticas entre niños y jóvenes. Por el momento, no existe restricción alguna para que los niños adquieran bebidas energéticas, y se comercializan libremente en las tiendas de comestibles.

En sintonía con esa visión, la cadena de tiendas Waitrose anunció que voluntariamente está prohibiendo la venta de bebidas energéticas a los niños. Simon Moore, director de responsabilidad social técnica y corporativa de la cadena de supermercados, dijo:

Como minoristas responsables, queremos vender estos productos de acuerdo con la guía de etiquetado, las cuales incluyen indicaciones que señalan que no son recomendables para niños, por lo que optamos por actuar de forma proactiva en esa orientación.

Más en TekCrispy