Iphone 6

Desde finales del 2017, Apple, se ha enfrentado a varios conflictos relacionados con obsolescencia programada y el desacelerar algunos de sus equipos, específicamente los iPhone. Después que varios usuarios demandaron al fabricante de la manzanita, tras este admitir que ralentiza los dispositivos móviles, son muchas las comunidades de otros países que se han sumado al conflicto.

Mientras que Apple aporta “soluciones” rápidas para mitigar el programa de desaceleración de los iPhone, usuarios de otros países se han sumado a la polémica, esta vez le tocó a Corea del Sur, donde la empresa estadounidense se enfrenta a una nueva demanda colectiva de más de 370000 usuarios de iPhone. Para intentar solventar el problema Apple ofreció una oferta en el cambio de baterías.

Después que mediante un experimento matemático se comprobó que, efectivamente los iPhone presentaban una reducción del rendimiento después de mucho tiempo de uso, Apple admitió haber ocultado este detalle a los usuarios de estos equipos,  con la finalidad de preservar el funcionamiento de los mismos, y así evitar el reinicio espontáneo ocasionado después que las baterías pasaban un tiempo de vida útil.

A través de un nuevo documento publicado, Apple afirma que solo los iPhone con iOS 10.2.1 incluyen este sistema que ralentiza los smartphones para evitar el reinicio espontáneo en los equipos más antiguos, no obstante, esta característica se extendió a los nuevos dispositivos iPhone 7 y iPhone 7 Plus. Además, el fabricante asegura que solo los iPhone presentan este problema, es decir que sus productos como el MacBook, iPad o Apple Watch están “a salvo” de la desaceleración.

Un comunicado oficial de Apple expresa:

La única función de esta característica es evitar paradas inesperadas para que el iPhone pueda seguir utilizándose. Esta característica de administración de energía es específica para iPhone y no se aplica a ningún otro producto de Apple.

Gracias a esta “característica” algunos usuarios de Apple, llegaron a  creer que sus dispositivos habían alcanzado el límite de su vida útil. Obligándolos a sustituir sus baterías o simplemente cambiar a un iPhone “más nuevo”.

Aunque, esto puede ocurrir a cualquier equipo, el fabricante no dio mayores explicaciones acerca de porqué el resto de sus productos no presentaban este problema.  De momento, para solventarlo, Apple ofreció una rebaja en sus baterías a un costo de 29 euros. Gracias a estos precios tan bajos, algunos países se han quedado sin stock por lo que muchos usuarios tendrían que esperar a marzo o abril para renovar la pila de su iPhone.