La verdad es que no se sabe mucho acerca de los mecanismos subyacentes que impulsan a uno de los comportamientos más comunes entre los humanos: hablar dormido. En un esfuerzo por revertir el desconocimiento generalizado acerca del tema, un grupo de científicos de varias instituciones francesas, realizó un estudio en que investiga el fenómeno desde un punto de vista científico. Los hallazgos ofrecen una nueva percepción de cómo funciona el cerebro dormido.

Los investigadores profundizaron en la somniloquia, al seguir el discurso de 232 adultos dormidos. Los voluntarios se dividieron casi equitativamente entre hombres y mujeres, y sus edades oscilaron entre 20 y 49 años. Entre el grupo de participantes, sólo 15 de los voluntarios tenían hábitos de sueño perfectamente saludables, y el resto presentaba trastornos del sueño como sonambulismo, terrores nocturnos, apnea del sueño, entre otros.

¿Por qué esta imagen desaparece tras observarla durante 10 segundos?

El estudio reveló que hablar dormido realmente no es muy diferente del habla normal, y que el cerebro dormido realmente no reposa mucho. Los investigadores encontraron que algunos de los patrones del habla relacionada al sueño, pueden sonar similares a nuestras conversaciones diurnas; también pudieron descifrar que la mayoría de las conversaciones fueron gramaticalmente correctas.

La palabra “no” fue de lejos la palabra más común que se presenta en el habla del sueño: apareció en el 21,4 por ciento de todas las expresiones. Casi el 10 por ciento de los enunciados contenían malas palabras. El abuso verbal, en el cual el durmiente era insultante o condenable, también fue común.

También se encontró que los hombres hablan dormidos más que las mujeres y la mayoría de los que duermen, hablan continuamente en términos de diálogo, es decir, dejan un momento de silencio para que su contraparte soñada responda.

Del mismo modo, se pudo evidenciar que el 59 por ciento de las cosas que los voluntarios decían mientras dormían eran indescifrables, y que las expresiones del sueño frecuentemente se mezclaban con otros ruidos, como murmullos o risas.

Los hallazgos también muestran que ciertas áreas del cerebro asociadas con el habla, como el área de Wernicke, que es responsable del significado del lenguaje, y el área de Broca, que es responsable de la producción del habla, también se conectan y activan durante el sueño.

¿Qué sucede cuando la memoria operativa alcanza su capacidad máxima?

Los autores no saben por qué el habla del sueño que se escuchó durante el estudio fue tan abusivo y lleno de profanidades.

Aunque no se sabe por qué las personas hablan mientras duermen, o por qué dicen lo que dicen, los investigadores con este nuevo esfuerzo señalan que algunas teorías sugieren que soñar es un medio para procesar amenazas, lo que podría explicar por qué tantas de las palabras expresada durante los sueños son ofensivas y negativas.