Los resultados de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Leeds y del Instituto de Investigación del Cáncer, en Londres,  crean optimismo y se presentan como una nueva alternativa de tratamiento para ayudar a las personas que padecen cáncer cerebral incurable.

Los investigadores encontraron que el virus oncolítico, perteneciente a la familia del reovirus, no sólo infectó las células cancerosas sin afectar las células sanas, sino que también estimuló al sistema inmunitario a encontrar y atacar las células cancerosas.

El estudio muestra cómo los reovirus pueden mejorar un tipo de inmunoterapia llamada terapia de punto de control para cánceres que comienzan en el cerebro o se diseminan al cerebro desde otra parte del cuerpo.

Uno de los desafíos del tratamiento del cáncer en el cerebro u otra parte del sistema nervioso central (SNC), es el hecho de que estos tejidos están protegidos por una característica única de sus vasos sanguíneos, llamada barrera hematoencefálica.

Las células cancerosas aprovechan estos mecanismos integrados para “ocultarse” del sistema inmune, particularmente de las células T que transportan antígenos específicos para identificar y combatir las células tumorales.

Para superar esto, los científicos están desarrollando inhibidores del punto de control inmunológico, diseñados para restaurar la capacidad del sistema inmunitario para “ver” las células cancerosas.

Los nueve pacientes que participaron en el estudio debían someterse a una cirugía para extirparles tumores cerebrales. Sin embargo, unos días antes de la cirugía, recibieron un tratamiento del reovirus a través de un goteo intravenoso.

Debido a que el virus infecta las células cancerosas y no afecta las células sanas, los pacientes que recibieron el tratamiento, reportaron sólo efectos secundarios leves similares a la gripe.

Sus tumores eran de cáncer que se había diseminado al cerebro desde otra parte del cuerpo o eran gliomas, un tipo de cáncer cerebral primario de crecimiento rápido, que es difícil de tratar y tiene una tasa de supervivencia bastante limitada.

Los análisis del tejido tumoral analizados en el momento de la cirugía, mostraron que el virus había alcanzado su objetivo en los nueve casos, incluso en tumores que se encontraban ubicados en el interior del cerebro.

La comparación con muestras de pacientes que no recibieron el virus, también mostró que los pacientes que recibieron el virus, presentaron niveles más altos de leucocitos o células T y de proteínas de señalización llamadas interferones, que activan el sistema inmune.

El Dr. Adel Samson, autor principal de la investigación, expresó: “Este estudio fue sobre la demostración de que un virus podría ser transmitido a un tumor en el cerebro. No sólo se evidenció la capacidad de alcanzar su objetivo, sino que hubo señales de que estimulaba las propias defensas inmunológicas del cuerpo para atacar el cáncer”.

Después de haber demostrado que es posible que un reovirus puede traspasar la barrera hematoencefálica, los investigadores ahora se han embarcado en estudios clínicos para descubrir qué tan efectiva puede ser la inmunoterapia viral, para extender y mejorar la calidad de vida de los pacientes con tumores cerebrales, que actualmente tienen opciones de tratamiento muy limitadas.

Escribir un comentario