Momia

De acuerdo a una investigación realizada por científicos de la Universidad de McMaster, el cuerpo momificado de un niño medieval, del cual se pensaba era el primer caso conocido de viruela, realmente sufría de hepatitis.

El análisis de ADN ha permitido a los investigadores secuenciar el genoma completo de una antigua cepa de hepatitis B (VHB), confirmando que la enfermedad ha existido entre los humanos desde hace siglos.

En la actualidad, el virus que se encuentra en los fluidos corporales e infecta el hígado, es responsable indirecto de la muerte de aproximadamente 1,5 millones de personas en todo el mundo cada año, principalmente por las complicaciones hepáticas en las que puede derivar.

El ADN fue extraído de los restos momificados de un pequeño niño enterrado en el siglo XVI, en la basílica de San Doménico Maggiore de Nápoles, Italia. La momia ya había sido examinada por investigadores y en ese entonces llegaron a la conclusión de que el niño había sido infectado con viruela, lo que hasta ahora supuso la evidencia más antigua de la enfermedad en restos medievales. Sin embargo, estas pruebas no incluyeron el análisis de ADN.

Pero los nuevos hallazgos, producto del uso de técnicas avanzadas de secuenciación genética, los investigadores sugieren que el niño realmente estaba infectado por el virus de hepatitis B, aportando nueva información sobre la evolución de la enfermedad.

Los niños infectados con infecciones por el VHB pueden desarrollar una erupción facial conocida como síndrome de Gianotti-Crosti, lo que probablemente hizo que en el los análisis anteriores se pensara que se trataba de viruela.

El investigador Hendrik Poinar, del Centro de ADN Ancestral de la UMM y líder de la investigación, expresa: “Los resultados de nuestro estudio enfatizan la importancia de los enfoques moleculares para ayudar a identificar la presencia de patógenos clave en el pasado, lo que nos permite restringir mejor el tiempo que pueden haber infectado a los humanos:”

Los virus pueden, y a menudo lo hacen, evolucionar muy rápido, a veces en cuestión de días. Sin embargo, los investigadores encontraron que esta antigua cepa del virus de hepatitis B ha cambiado muy poco en los últimos 450 años.

Aproximadamente unas 300 millones de personas están actualmente infectadas con el VHB, y alrededor de un tercio de la población mundial ha sido infectada en algún momento de sus vidas con el virus, lo que destaca la importancia de estudiar la cepa antigua.

Al respecto, los autores del estudio indican que mientras mayor sea nuestra comprensión sobre el comportamiento de pandemias y brotes pasados, mayor será el entendimiento de cómo los patógenos modernos podrían desempeñarse y diseminarse, y esta información finalmente ayudará a su control.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here