Mujer

En el mercado cosmético existe una plétora de productos que tienen como objetivo ayudar a mitigar los signos del envejecimiento facial, y aunque algunos se presentan como una verdadera panacea, los resultados obtenidos no son concluyentes. En ese sentido, investigadores de la Universidad de Northwestern sugieren un enfoque diferente para lograr una apariencia más joven: hacer ejercicios faciales.

El nuevo estudio encontró que los ejercicios faciales pueden borrar algunos signos de envejecimiento en mujeres de mediana edad, quienes siguieron una rutina con una duración de 30 minutos, al menos cada dos días, durante cinco meses y vieron como resultado mejillas superiores e inferiores más firmes.

El Dr. Murad Alam, profesor de dermatología en la Facultad de Medicina de la UN y coautor del estudio, manifiesta: “Nuestro estudio brinda evidencia de que los ejercicios faciales pueden mejorar la apariencia facial y reducir algunos signos visibles del envejecimiento. Los ejercicios aumentan y fortalecen los músculos faciales, por lo que la cara se vuelve más firme y tonificada, lo que le confiere un aspecto más juvenil”.

A medida que envejecemos, la piel pierde elasticidad y las almohadillas de grasa entre el músculo y la piel se vuelven más delgadas, haciendo que la cara se caiga. Pero si el músculo debajo de la piel crece, como consecuencia de los ejercicios, la piel tendría más relleno. En otras palabras, el crecimiento muscular incrementa el volumen facial y contrarresta los efectos del adelgazamiento de la grasa relacionado con la edad y el aflojamiento de la piel.

El estudio contó con la participación de 27 mujeres con edades comprendidas entre 45 y 60 años. De ese grupo, a 16 se les enseñaron 32 ejercicios faciales distintos y se les indicó que realizaran cada uno de ellos durante aproximadamente un minuto, todos los días durante las primeras ocho semanas del estudio. Durante las próximas 12 semanas, se les indicó que realizaran la rutina cada dos días.

Las apariencias faciales de los participantes fueron evaluadas por dos dermatólogos utilizando una escala de envejecimiento facial estandarizada tres veces durante el estudio: al principio, en la semana ocho y al final. Estos dermatólogos no estaban al tanto del programa de ejercicio facial o de lo que esperaban lograr.

Descubrieron que las mejillas superior e inferior mejoraron como resultado de los ejercicios. Los dermatólogos también estimaron que la edad promedio de las participantes disminuyó a lo largo del estudio, de 50.8 años a 48.1 años.

Los autores del estudio advierten que si bien la muestra del estudio es pequeña, de confirmarse estos hallazgos en una investigación más amplia, las personas tendrían una forma no tóxica y de bajo costo, para verse más jóvenes.

Más en TekCrispy