Coinbase Impuestos Bitcoin Ganancias

Con el gobierno estadounidense presionando a las empresas de criptomonedas a proporcionar información sobre los usuarios para el pago de impuestos sobre las ganancias en Bitcoin a través de su institución reguladora, el Servicio de Impuestos Internos (IRS), Coinbase parece estar tomando medidas anticipadas para recordar a sus usuarios acerca de sus futuras obligaciones fiscales.

Con el cierre del año fiscal estadounidense programado para el 31 de diciembre, los clientes de la compañía se enfrentan ahora a una sección dispuesta en la parte superior de su barra de herramientas que dice: “Por favor, recuerde pagar sus impuestos”, y enlaza a la página de Preguntas Frecuentes (FAQ) sobre impuestos recientemente habilitada en el sitio web.

La FAQ señala que Coinbase “no puede proporcionar asesoramiento legal o fiscal”, pero enlaza con las directrices del Servicio de Impuestos Internos (IRS) sobre cómo informar y pagar impuestos relacionados con el comercio de criptomonedas. Un banner similar también es ahora visible para los usuarios de la Unión Europea (UE).

Coinbase añade en la sección que los usuarios pueden consultar el historial de transacciones de su cuenta para calcular sus ganancias y pérdidas.  Además, la compañía ofrece un informe llamado Cost Basis for Taxes (base de costos para impuestos), actualmente en versión Beta, para ayudar con el proceso.

En particular, el movimiento para aumentar la conciencia de las obligaciones fiscales de los usuarios viene poco después de que Coinbase concluyó una larga batalla judicial con el IRS sobre la petición de la agencia de impuestos a la empresa para que entregara los registros de miles de clientes.

Tal y como informó CoinCrispy, el tribunal de distrito de San Francisco dictaminó a finales de noviembre que Coinbase debía entregar las cuentas de cada usuario de la casa de cambio que haya comprado, vendido, enviado o recibido sumas de US$20,000 o más entre el año 2013 y el 2015. La disputa sobre los registros de usuarios había estado en curso desde noviembre de 2016, cuando el IRS había solicitado originalmente 480.000 cuentas de clientes.