Combustibles F Siles

En un esfuerzo por ofrecer una alternativa viable orientada a contrarrestar los efectos ambientales que provoca el uso de combustibles fósiles, investigadores de la Universidad Estatal de Ohio, están desarrollando tecnologías con el potencial de convertir los combustibles fósiles y la biomasa en productos útiles, sin emitir dióxido de carbono a la atmósfera.

La tecnología, conocida como bucle químico, utiliza partículas de óxido de metal en reactores de alta presión para “quemar” combustibles fósiles sin la presencia de oxígeno en el aire. El óxido de metal proporciona el oxígeno para la reacción.

Industrias chinas ignoran prohibición de emisión de gases que dañan la capa de ozono, afirma investigación

El bucle químico es capaz de actuar como una tecnología provisional que puede proporcionar electricidad limpia hasta que las energías renovables, como la solar y la eólica, estén ampliamente disponibles y sean asequibles.

Liang-Shih Fan, profesor de ingeniería química y biomolecular en la Universidad de Ohio y líder de la investigación, comentó: “Las energías renovables son el futuro. Necesitamos un puente que nos permita crear energía limpia hasta que lleguemos a ese punto, algo asequible que podamos utilizar durante las próximas décadas, mientras que la energía eólica y solar se establecen como las tecnologías predominantes”.

Los ingenieros reportan haber ideado un proceso que transforma el gas de esquisto en productos como metanol y gasolina, todo mientras consume dióxido de carbono. Este proceso también se puede aplicar al carbón y a la biomasa para producir productos útiles.

Hace cinco años, el profesor Fan y su equipo de investigación, presentaron una tecnología llamada combustión de ciclo químico directo del carbón (CDCL, por sus siglas en inglés), en la que podían liberar energía del carbón mientras capturaban más del 99 por ciento del dióxido de carbono resultante, evitando su emisión a la atmósfera.

El avance clave de CDCL vino en forma de partículas de óxido de hierro que suministran el oxígeno para la combustión química en un reactor de lecho móvil. Después de la combustión, las partículas recuperan el oxígeno del aire y el ciclo comienza de nuevo.

Sin embargo, ralentizar el desgaste de estas partículas ha representado un desafío. Para ese momento, las partículas para CDCL perduraron por 100 ciclos durante más de ocho días de operación continua, desde entonces los ingenieros han desarrollado una nueva formulación que dura más de 3.000 ciclos, o más de ocho meses de uso continuo en pruebas de laboratorio sin perder su integridad, lo que sin duda constituye un avance significativo.

Científicos alertan que la acidificación de las costas amenaza el bienestar de las especies marinas

Otro logro alcanzado por los investigadores implica el desarrollo del bucle químico para la producción de gas de síntesis, que a su vez proporciona los componentes básicos para una serie de otros productos útiles, incluidos el amoníaco, los plásticos o incluso las fibras de carbono, proporcionando un uso industrial para el dióxido de carbono como materia prima.

En referencia al uso industrial del CO2 como materia prima, el profesor Fan comenta: “Actualmente, cuando se elimina el dióxido de carbono de los gases de escape de las centrales eléctricas, está destinado a ser enterrado para evitar que entre en la atmósfera como un gas de efecto invernadero. En este nuevo escenario, parte del dióxido de carbono depurado no necesitaría ser enterrado; podría convertirse en productos útiles.

Más en TekCrispy