La estrella de Tabby, conocida oficialmente como KIC 8462852, pero llamada así en honor de Tabetha Boyajian, quien la descubrió en 2015, ha desconcertado a los expertos desde entonces. El cuerpo celeste se encuentra ubicado a unos 1.300 años luz de distancia de la Tierra en la constelación de Cygnus, en los bordes exteriores de la galaxia y aunque a primera vista la estrella se podía catalogar como  ordinaria, las observaciones revelaron que su luz se atenuaba en patrones nunca antes vistos.

Las estrellas de la mayoría de los sistemas que albergan exoplanetas se ven atenuadas en un pequeño porcentaje, alrededor del 1 por ciento; sin embargo, el brillo de la estrella KIC 8462852 se atenuó en más de un 20 por ciento en períodos inusualmente irregulares y prolongados, que podían llegar a ser meses.

La NASA creará la temperatura más fría del Universo a través de láseres para estudiar los átomos ultrafríos

Este particular y extraño comportamiento ha llamado la atención de la comunidad científica, que luego de descartar a la órbita de un exoplaneta como causa de las variaciones de luminosidad registradas, no pasaría mucho tiempo para la aparición de teorías que pudieran justificar el fenómeno.

La mayoría de las explicaciones involucran a otros objetos más grandes que orbitaban alrededor de la estrella. Inicialmente se propuso que las variaciones de luz se debían al paso de un enorme enjambre de cometas, así como la acumulación de desechos producto de un impacto de asteroides cercanos. Sin embargo, ninguna de estas propuestas logra explicar satisfactoriamente los cambios tan bruscos en la luminosidad que irradia la estrella.

Algunos han afirmado que este oscurecimiento podría ser evidencia de una hipotética megaestructura que podría estar siendo utilizada por una raza alienígena avanzada, para aprovechar la energía de la estrella. Aunque parezca descabellado, este planteamiento encontró sustento entre algunos científicos, lo que sin duda ha generado un gran debate, así como la atención de los medios.

El enigma de la estrella de Tabby es tan convincente que más de 1.700 personas donaron más de $100.000 a través de una campaña de recaudación de fondos, para financiar tiempo dedicado de telescopio terrestre para observar y recopilar más datos sobre la estrella.

Los científicos observaron de cerca la estrella a través del Observatorio Las Cumbres, desde marzo de 2016 hasta diciembre de 2017.

El investigador Jason T. Wright, del Departamento de Astronomía y Astrofísica de la Universidad de Pensilvania, comentó: “Esperábamos que una vez que finalmente pudiéramos ver en tiempo real la estrella, estaríamos en capacidad de determinar si los declives de luz tenían la misma profundidad en todas las longitudes de onda. Si fueran similares, esto sugeriría que la causa del fenómeno es algo opaco, como un planeta o estrella en órbita, o incluso grandes estructuras en el espacio.”

Sin embargo, el equipo descubrió que la estrella se atenuaba más en algunas longitudes de onda que en otras, descartando la posibilidad de que el fenómeno fuera causado por un cuerpo opaco, incluyendo la hipotética megaestructura alienígena.

Los investigadores señalan que probablemente la razón por la cual la luz de la estrella parece atenuarse y aclararse es polvo. Los nuevos datos muestran que diferentes colores de luz están siendo bloqueados en diferentes intensidades.

Científicos proponen una nueva hipótesis sobre la formación de la Luna

Aunque estos datos refutan la propuesta de la megaestructura, aun no terminan de explicar el fenómeno. Todavía quedan respuestas por encontrar y esta última investigación aumenta la verosimilitud de que otros fenómenos estén detrás del oscurecimiento.

Los investigadores señalan que las anomalías detectadas pueden ocurrir ya sea por variabilidades intrínsecas en la propia estrella, material circunestelar, probablemente densas nubes de polvo o material interestelar que se cruza entre nuestros instrumentos de observación y la que es conocida como la estrella más misteriosa del universo.