Chocolate

Científicos instan a tomar acciones inmediatas para salvar al chocolate de los efectos del cambio climático; han advertido que la planta de cacao, de la cual se extrae la materia prima utilizada para hacer chocolate, podría desaparecer por completo para el año 2050 debido al calentamiento global.

La mitad del chocolate del mundo procede actualmente de dos países africanos: Costa de Marfil y Ghana, y los cambios en la cantidad de lluvia y sol previstos, podrían hacer que el crecimiento de la planta en estas regiones sea insostenible. De acuerdo a una investigación de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, el cambio climático obligará a los agricultores de cacao movilizar sus plantaciones a altitudes más altas.

La planta sólo puede sobrevivir bajo condiciones muy específicas, incluyendo temperaturas consistentes, alta humedad y mucha lluvia. Esto significa que la planta sólo puede cosecharse comercialmente a 20 grados al norte y al sur del ecuador. El Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) ha destacado que estas regiones podrían experimentar un aumento de la temperatura de 2.1 ° C en el año 2050 y afectar significativamente la producción de chocolate, a menos que se tomen medidas inmediatas.

En un esfuerzo mancomunado para afrontar esta situación, Investigadores de la Universidad de California en Berkeley, contando con el apoyo de la empresa privada Mars, están explorando el uso de una nueva tecnología de edición genética, para manipular el ADN de las plantas de cacao. Si la iniciativa tiene éxito, los científicos prevén que las plantas y sus cosechas podrían sobrevivir en climas más secos y cálidos.

Con CRISPR-Cas9 a su disposición, los científicos pueden literalmente recortar, agregar o cambiar partes de la secuencia de ADN de una planta de cacao. En teoría, podrían crear nuevas versiones de cacao que podrían ayudar a los productores de chocolate a permanecer operativos. Aunque esta herramienta genética no ha sido utilizada antes en el cacao, otros laboratorios la han utilizado con éxito para modificar otras plantas; en 2017, se utilizó para cambiar el color de una flor y modificar las hojas de la uva, para que sea resistente al moho, entre otros proyectos.

El trabajo es importante no sólo para las personas que disfrutan del chocolate, sino también para los más de 40 millones de personas en todo el mundo que dependen de él para su sustento. Eso incluye unos 5 millones de productores de cacao con pequeñas operaciones, de acuerdo a cifras de la Fundación Mundial del Cacao.

Además de criar selectivamente plantas de cacao más resistentes a la sequía, se ha propuesto implementar una técnica conocida como cabruca, la cual básicamente implica plantar árboles nativos más altos que el cacao, proporcionándoles sombra e incrementando la humedad en el suelo del bosque.

De cualquier manera, parece que las advertencias sobre los efectos del cambio climático en la producción de chocolate han sensibilizado tanto a productores como a consumidores, aunque es probable que para que continuemos disfrutando del chocolate, la industria tendrá que cambiar radicalmente.

Más en TekCrispy