Reino Unido Criptomoneda Libra Esterlina

Con el precio de las criptomonedas manteniéndose en tendencia alcista durante todo el 2017, realidad que no parece que fuese a ser distinta este año, los gobiernos de diversos países siguen preocupados por la expansión de activos como el Bitcoin, y están recurriendo a medidas radicales a nivel financiero respaldadas por la tecnología Blockchain.

Hemos visto casos como el de Rusia y Venezuela, quienes recientemente anunciaron la creación de sus criptomonedas nacionales, y ahora, el Reino Unido ha expresado un interés particular en la posibilidad de lanzar su propia criptomoneda a través de su banco central, a pesar de que parece que esta alternativa se mantendrá en análisis por algún tiempo.

Una unidad de investigación establecida por el Banco de Inglaterra (BoE) está analizando la introducción de una criptomoneda vinculada a la libra esterlina. Se espera que el equipo involucrado informe dentro de los próximos 12 meses, según un informe del diario Telegraph.

Si se aprueba, la criptomoneda emitida por el banco central permitiría a los usuarios británicos mantener su dinero digital en el banco central, eliminando la necesidad de bancos minoristas. El sistema también permitiría realizar grandes transacciones casi instantáneamente, según el informe.

El gobernador del BoE, Dr. Mark Carney, habló con el Comité Selecto del Tesoro de Inglaterra en diciembre, y dijo que ha participado en conversaciones con los principales bancos centrales sobre el lanzamiento de la moneda digital, añadiendo que el pasado verano el BoE había llevado a cabo una exitosa prueba sobre la tecnología Blockchain. En este sentido, afirmó:

La tecnología subyacente [Blockchain] es en realidad un poco interesante. Estamos trabajando con ella en el Banco de Inglaterra.

Además, dijo que el uso de la tecnología Blockchain para las liquidaciones entre bancos centrales sería la “aplicación más interesante” que beneficiaría la estabilidad y la eficiencia financiera.

Como se pudo conocer en septiembre de 2017, Simon Scorer, investigador del BoE, ha comentado públicamente los requisitos de diseño para una moneda digital emitida por el banco central, diciendo que necesitaría “niveles extraordinarios de resistencia” contra una serie de problemas.