Alzheimer

Científicos de la Universidad de Lancaster en Inglaterra realizaron una prometedora investigación en animales, la cual muestra cómo un medicamento desarrollado originalmente para tratar la diabetes mellitus tipo 2, revierte significativamente la pérdida de memoria y la degeneración cerebral, en ratones con una versión inducida de la enfermedad de Alzheimer.

En su investigación, los especialistas utilizaron ratones de laboratorio para evaluar cuán efectivo era un medicamento para la diabetes conocido como “receptor triple” en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Los ratones en el estudio fueron creados específicamente para expresar ciertos genes asociados con la enfermedad de Alzheimer en humanos.

Los investigadores esperaron a que los ratones envejecieran antes de administrarles la droga, por lo tanto, la enfermedad tuvo tiempo para desarrollarse y deteriorar el cerebro del animal. Una vez administrado el medicamento, se realizaron pruebas de laberinto diseñadas para medir su memoria.

Los resultados revelaron que, después de recibir el medicamento, los ratones viejos que ya tenían signos de la enfermedad de Alzheimer, mostraron una mejora en las habilidades de aprendizaje y memoria. Pero eso no fue todo; a nivel biológico, estos ratones mostraron cantidades reducidas de acumulación de placa en el cerebro, un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer. Además, tenían niveles reducidos de inflamación crónica en sus cerebros, tasas más bajas de pérdida de células nerviosas cerebrales e incremento de la protección de las células nerviosas cerebrales.

El investigador principal del estudio, Dr. Christian Holscher, del Departamento de Biomedicina y Ciencia Vital de la UL, manifestó: “Los resultados sugieren que el medicamento para la diabetes es una nueva y clara promesa para el tratamiento de trastornos neurodegenerativos crónicos como la enfermedad de Alzheimer.”

El medicamento se llama receptor triple, un fármaco que combina GLP-1, GIP y Glucagón, tres moléculas biológicas conocidas como “factores de crecimiento”, que son sustancias naturales, generalmente una hormona o esteroide, que ayudan a inducir crecimiento.

Este fármaco afectó específicamente el crecimiento en los cerebros de los animales, lo que resulta significativo, ya que los cerebros de los pacientes de Alzheimer muestran un deterioro del crecimiento. Pero en los ratones del estudio, el medicamento para la diabetes previno e incluso revertió el deterioro del crecimiento cerebral.

A diferencia de lo que muchos pudieran pensar, el vínculo entre la diabetes y el Alzheimer no es tan extraño. La insulina, hormona que los pacientes con diabetes tienen problemas para regular, es en realidad un tipo de factor de crecimiento. Esta es la razón por la que un fármaco receptor triple se diseñó originalmente para tratar la diabetes. Además, los pacientes con diabetes son más propensos a desarrollar la enfermedad de Alzheimer.