Rise Of Iron The Unbent Tree 1067x600 Jpg Optimal
The Unbent Tree

La comunidad juvenil en Corea del Sur está desafiando las advertencias del gobierno local,en donde dicen que las criptomonedas no son otra cosa que un fraude. Pero ellos, jóvenes al fin prefieren hacer caso omiso, y cada vez son más y más los que buscan nuevas ideas para realizar inversiones en el mercado de criptoactivos.

Esta misma semana, el gobierno de Corea del Sur anunció una serie de regulaciones económicas que iban dirigidas a ciertas operaciones con criptomonedas. Estas medidas son el resultado de una serie de preocupaciones que viene por hechos como el cierre de una casa de cambio que tuvo que declararse en bancarrota después de ser hackeada dos veces en menos de un año.

A pesar de estos incidentes muchos jóvenes universitarios siguen llevando sus laptops a clase para compartir sus hallazgos en temas de inversiones. Esta comunidad está apuntando más hacia los altcoins, pues son monedas que se pueden cambiar a un valor mucho más bajo que el bitcoin.

Un ejemplo de estas monedas es IOTA que pasó de tener un valor de USD$ 0.89 a finales de noviembre a valer USD$ 3.89 al presente, lo que significa un incremento del 374.4%. Otra moneda que pasó por un viaje similar fue Energo que subió su valor en un 40% durante ese periodo de tiempo.

Muchos jóvenes no duermen sino hasta después de las 2 de la mañana que es cuando los mercados de criptomonedas en Japón y Corea del Sur cierran operaciones. Shing Dong-hwa jefa del Korea Blockchain Exchange, atribuye el interés de los jóvenes al hecho de que esta comunidad en particular tiene una perspectiva del empleo muy distinta a la de generaciones anteriores, y es eso lo que apadrina su interés por este tipo de industrias. Pues son un sector de la población que constantemente está expuesto a las redes sociales y los reportes de la web que muestran a muchos contemporáneos con ellos haciendo grandes cantidades de dinero.