Mujer

Los resultados de un estudio realizado por investigadores de la Universidad Johns Hopkins, revelan que las mujeres con una forma común de pérdida de cabello, tienen un mayor riesgo de desarrollar tumores no cancerosos que crecen a lo largo o dentro de las paredes del útero.

Según los investigadores, los registros médicos recopilados sobre cientos de miles de mujeres afroamericanas, sugirieron que las que presentaban una forma de pérdida de cabello, tienen una mayor probabilidad de desarrollar leiomiomas uterinos, también llamados fibromas.

Los resultados sugirieron un riesgo cinco veces mayor de desarrollar fibromas uterinos en mujeres con alopecia cicatricial central centrífuga (CCCA, por sus siglas en inglés), en comparación con los controles de edad, sexo y raza.

La CCCA afecta predominantemente a las mujeres afrodescendientes y es la forma más común de calvicie permanente en esta población. La Dra. Crystal Aguh de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, explica:

El exceso de tejido cicatricial que se forma como resultado de este tipo de pérdida de cabello, puede explicar el mayor riesgo de desarrollar fibromas uterinos, que se caracterizan por crecimientos fibrosos en el revestimiento del órgano.

Los investigadores analizaron los datos de pacientes del sistema de registro médico electrónico Johns Hopkins, durante un período de 4 años (2013 – 2017), reuniendo un total de 487.104 mujeres de raza negra mayores de 18 años. La prevalencia de las mujeres con fibromas se comparó en pacientes con y sin CCCA.

Los hallazgos indicaron que el 13,9 por ciento de las mujeres con CCCA también tenían antecedentes de fibromas uterinos, en comparación con sólo el 3,3 por ciento de las mujeres afrodescendientes sin este trastorno. En números absolutos, de las 486.000 mujeres que fueron revisadas, 16.212 tenían fibromas. Dentro de esa población, 447 tenían CCCA, de las cuales 62 presentaban leiomiomas uterinos.

Basados en estos hallazgos, los investigadores emplazan a los médicos que tratan a las mujeres con alopecia cicatricial centrífuga central para que informen a sus pacientes y sean conscientes de que pueden estar en mayor riesgo de desarrollar fibromas; además de recomendarles realizarse evaluaciones de detección de la enfermedad, especialmente si tienen síntomas como sangrado abundante y dolor.

Los autores de la investigación resaltan que el estudio es observacional, por lo tanto sólo muestra una relación entre dos condiciones. Advierten que no sugiere ninguna relación de causa y efecto, ni demuestra una causa común para ambas afecciones, por lo que las causas del vínculo evidenciado entre la CCCA y el mayor riesgo de desarrollar fibromas, siguen sin estar clara.