Los inversionistas de criptomonedas, que dan consejos a los nuevos comerciantes de este sector, no regalan sus habilidades gratis. Ellos ganan algo a cambio, comprando sus opciones recomendadas antes de que estos consejos sean compartidos, y también a través de enlaces de referencia a las casas de cambio.

Estas prácticas son por lo menos transparentes, y pocas se opondrían a que un influencer de criptomonedas se aproveche de su propio conocimiento. Pero, ¿qué hay de los influencers que hacen poco más que lanzar un comentario en favor de una nueva criptomoneda antes de sentarse y ver cómo se desarrolla la misma?

Una figura cuyo nombre aparece regularmente cuando se mencionan este tipo de polémicas es McAfee. El programador de Maverick y Playboy ha sido un principiante en el mundo de las criptomonedas y ha evolucionado rápido en la habilidad de detectar su potencial. Específicamente, se ha dado cuenta de su potencial para forrar sus bolsillos.

Con una audiencia en Twitter de más de medio millón de seguidores que se aferran a cada una de sus palabras, está acostumbrado a lanzar comentarios que han producido cambios en los precios de las criptomonedas. Los grupos comerciales de Telegram ahora animan a los seguidores a activar las alertas de tweet de McAfee para que estén listos para recibir las próximas recomendaciones del personaje.

El Marketing Social de las criptomonedas

Los medios de comunicación social influyentes están destinados a revelar cuando se les paga para promover un producto o servicio, y numerosas celebridades han encontrado problemas después de no hacerlo.

El mundo de las criptomonedas es más turbio de lo que se piensa, y ahora, cada vez más influencers aceptan pagos en criptomoneda, haciendo que la transparencia sea casi imposible de lograr. Muchos líderes de pensamiento están contentos de entrar en tales arreglos, pero una gran cantidad de ellos se ha reprimido, afirmando haber rechazado ofertas de US$10,000 o más por recomendar nuevos tokens e ICOs.

La mayoría de los influenciers no son tan descarados como McAfee, cuyo enorme número de seguidores y exhortaciones a comprar hacen que las pequeñas criptomonedas se disparen antes de caer casi tan rápido. Las cosas alcanzaron niveles disparatados el miércoles cuando el tweet “Moneda de la semana” del magnate del software antivirus fue reemplazado por una ráfaga de tweets sobre el Ripple (XRP) que desataron gran polémica en tan sólo unos minutos.

El último en la lista, antes de que McAfee retomara el control de su supuesta cuenta hackeada, tuvo un efecto multiplicador, acompañado de la promesa de que pronto esta criptomoneda llegaría a Coinbase. Es de suponer que no es ninguna coincidencia que su valor subió el 8%, adelantándose al Bitcoin Cash (BCH) para convertirse en la tercera criptomoneda más grande, con un volumen de operaciones de 24 horas que supera a Ethereum.

Incluso cuando no están tratando de manipular los mercados, los que influyen en las criptomonedas pueden hacer que los precios fluctúen involuntariamente. Esto es especialmente cierto con las monedas que son sinónimo de un solo desarrollador, como Ethereum y Litecoin. Ambos proyectos, con Vitalik Buterin y Charlie Lee respectivamente a la cabeza, llevan un gran peso en Twitter.

Incluso una opinión pasajera, como la de Buterin invitando a la comunidad de las criptomonedas a madurar, tiene un impacto significativo a corto plazo en los precios. Mórbidamente, la muerte prematura de cualquiera de las dos figuras afectaría dramáticamente a los mercados. De hecho, las noticias falsas de la muerte de Vitalik Buterin causaron pequeños estragos a principios de este año.

Author

Redactor sobre tecnología, y lo que me apasiona.

Write A Comment