Alergia Al Ejercicio

Estar cansado, no tener suficiente tiempo o estar extremadamente adolorido, son excusas frecuentes para saltarse una sesión de entrenamiento; pero existe un motivo que podría justificar la falta de práctica de actividad física y aunque parezca una broma, ser alérgico a los ejercicios es una condición muy seria que puede provocar efectos graves e incluso mortales.

La extraña condición conocida como anafilaxis inducida por el ejercicio (EIA, por sus siglas en inglés), que puede presentarse durante o después del ejercicio, es una reacción de hipersensibilidad generalizada potencialmente mortal, que afecta a varios órganos y sistemas, especialmente la piel, el tracto respiratorio, el tracto gastrointestinal y el sistema cardiovascular. Puede causar enrojecimiento, sibilancias, urticaria, hinchazón y náuseas, entre otros síntomas de mayor gravedad.

Actividades físicas vigorosas como trotar, jugar al tenis y andar en bicicleta, están frecuentemente asociadas con la EIA, pero también puede ser provocada por actividades menos exigentes, como caminar o trabajar en el jardín.

Estar sin aliento después de un trote no significa que tenga anafilaxis inducida por el ejercicio. De hecho, la condición probablemente sólo afecte a aproximadamente el 2% de la población occidental.

La condición es bastante similar a otras alergias, encontrando diferencias en los niveles de severidad de persona a persona. Durante una reacción alérgica, el sistema inmune produce anticuerpos, proteínas en la sangre que combaten las bacterias y los cuerpos extraños, a pesar de que no son necesarios. Los anticuerpos liberan varios químicos diferentes del sistema inmune, como la histamina, que en buena medida es responsable de los síntomas.

Algunas personas sufren específicamente de anafilaxis inducida por el ejercicio dependiente de alimentos (FDEIA). En estos casos los síntomas se presentan cuando un alimento en particular, usualmente trigo o marisco, es ingerido antes o después del ejercicio.

Los investigadores no están exactamente seguros de qué causa la alergia al ejercicio, pero es posible que el aumento en el flujo sanguíneo pueda transportar los alérgenos del intestino alrededor del cuerpo, lo que posiblemente desencadene una reacción del sistema inmune.

La Dra. Maria Castells, alergista del Hospital Brigham, señaló que la falta de comprensión de la condición se debe a que es especialmente difícil recrear escenarios para realizar pruebas. No existe un método unificado para obtener datos sobre la anafilaxis; por lo tanto, su incidencia es muy difícil de evaluar claramente.

Desafortunadamente, la única forma de prevenir el EIA es ejercitarse a una intensidad menor. O bien, cambiar el tipo de ejercicio que se realiza, ya que la natación no se ha asociado con EIA.

Si se tiene la sospecha que la comida está induciendo la reacción, la recomendación médica es dejar de comer de seis a ocho horas antes de hacer ejercicio. Además se cree que el clima muy caluroso o frío, también puede empeorar la reacción, así que preferiblemente se debe evitar hacer ejercicio durante esos momentos.

Más en TekCrispy